aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Desestima Sismológico predicción de gran terremoto

Subraya Carlos Valdés, jefe del SSN, que aun con los avances de la ciencia, todavía no existe un sistema que pueda realizar predicciones sísmicas con más de 50 segundos de anticipación
Ciudad de México | Martes 15 de mayo de 2007 Claudia Castro | El Universal00:17

Los sismos son fenómenos impredecibles y nadie puede anticiparlos con exactitud, asegura Carlos Valdés González, jefe del Servicio Sismológico Nacional en una entrevista con ELUNIVERSAL.com.mx.

“Aun con los avances que tiene la ciencia, con los equipos y con los investigadores que se dedican a analizar estos fenómenos, todavía no existe un sistema capaz y confiable para realizar las predicciones sísmicas. Para tener una verdadera predicción se necesitan tres requisitos: Saber el día y la hora en que ocurrirá el sismo, la ubicación exacta, y la magnitud”, precisa.

De esta manera, el Sismológico desestima la versión que atribuyen a una chamán maya y que anticiparía la llegada de un terremoto de gran magnitud para la ciudad de México los días 24 o 25 de mayo.

La alerta sísmica funciona sólo en la ciudad de México, acota Valdés González, y la maneja el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico, una sociedad civil.

La herramienta, explica, tiene 12 sensores a lo largo de la costa de Guerrero y lo que ellos pueden anticipar para la ciudad de México es un sismo mayor de 6 grados que ocurriera en las zonas de las costas y nos dan el aviso con 50 segundos de anticipación.

Luego de que circulara por correo electrónico un mensaje en donde alertan sobre un supuesto sismo de gran magnitud que se registraría el próximo 24 o 25 de mayo, el encargado del Sismológico Nacional reiteró que en este mensaje de internet no se precisa ni el lugar, ni la ubicación ni la magnitud exactas, por lo que el correo no proporciona datos fidedignos, así que no hay porque preocuparse ni alarmar a la sociedad.

Valdés González detalla que en los últimos 100 años han ocurrido en México 150 sismos mayores a 6.5 grados en escala de Richter, “la conclusión que arroja es que vivimos en un país sísmicamente activo y que es común que tiemble y por lo tanto nosotros deberíamos considerarlo como una práctica común y estar preparados ante este tipo de contingencias”.

Para el investigador, el hecho de vivir en una zona sísmica, conlleva a realizar tareas en diferentes niveles desde antes, durante y después del sismo.

Tenemos nosotros una buena red sísmica que nos permite detectar dónde ocurren los sismos con magnitudes de hasta 3.5 grados y en algunos casos menores. El año pasado se presentaron cerca de 940 sismos mayores de magnitud 3.5 en el país, precisa.

“Reitero que vivimos en un país sísmicamente activo, hay muchos temblores que son muy pequeños, que no se sienten, pero que nos permiten verificar las zonas que hemos establecido como sísmicas y evaluar su comportamiento”.

“Esta información se va transformando y ayuda a entender el comportamiento de la tierra y del terreno ante esos sismos y eventualmente el poder traducir esa información en códigos de construcción que sean aplicados para las edificaciones que se tienen tanto en grandes ciudades como en zonas rurales, en las zonas de costa o del interior”.

Cultura para sismos

El especialista mostró su preocupación respecto a la escasa educación y cultura de prevención en la sociedad, ante la presencia de fenómenos naturales como los sismos o los tsunamis.

Es necesario replantear la cultura de los sismos. Los simulacros son fundamentales para aminorar los riesgos de un temblor, sin embargo es necesario repensar también en los seguros de las casas, agrega.

La población debe tomar medidas preventivas para proteger tanques de gas, contar con linternas a la mano para poder hacer el desalojo de las casas o de los departamentos, “los 50 segundos que proporciona la alerta sísmica pueden convertirse en dos segundos si es que no se han practicado los simulacros, deben convertirse en una rutina que debe realizarse de manera cotidiana para saber cómo reaccionar ante estos hechos”, puntualiza.

El Servicio Sismológico Nacional (del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México) cuenta con equipos que registran con gran precisión la posición de cualquier punto terrestre desde un satélite.

cc / jcm



PUBLICIDAD