aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Solicitan ayuda en Villa de las Niñas, en Chalco

Adentro del internado las niñas niegan que haya maltratos; aceptan autoridades que practicaron tratamientos orientales que consistían en quemaduras y que sí hubo aislamiento
Muestra el video

Video. Piden ayuda en Villa de las Niñas, en Chalco.

Ciudad de México | Jueves 05 de abril de 2007 Alberto Torres/ Redacción EL UNIVERSAL.com.mx | El Universal08:30

Las investigaciones realizadas por las autoridades sanitarias concluyeron el día de ayer que la enfermedad que presentan más de 600 alumnas del internado de Villa de las Niñas, en Chalco, que les impide a algunas caminar y apoyarse en sus piernas, es un caso de histeria colectiva.

Luego de más de dos meses de que internas del lugar, presentaran síntomas de una extraña enfermedad, las autoridades del lugar permitieron la visita a algunas partes de las instalaciones y hablaron sobre la disciplina adentro del lugar.

“En este momento necesitamos más ayuda de todo el mundo para ayudar a las niñas que están sufriendo el dolor. Finalmente nos llegó un diagnóstico que (el padecimiento) es psicológico. Esto nos tranquiliza un poquito pero de todos modos las niñas están sufriendo un mal y necesitamos apoyo”, aseguró en entrevista Margie Cheong, madre superior del internado.

En la Villa de las Niñas, ubicada en el Km 2 de la carretera Chalco-Mixqui, en el Estado de México, la vida cambió. Las niñas reciben la visita adelantada de sus familiares, pues estaba programada por las madres de la congregación de Las Hermanas de María hasta el mes de mayo, una de las únicas dos de todo el año.

Hasta la entrada principal llegaron algunos padres para constatar el estado de salud de algunas niñas y en algunos casos llevárselas para que reciban tratamiento particular y reposen en sus casas.

Las historias de estas niñas es particular. Vienen de familias de escasos recursos o en otros casos provenientes de hogares donde eran maltratadas, por lo que el internado es su única opción para poder estudiar o recibir sus tres comidas al día.

En las praderas del internado, las niñas, que visten pants de color rosa, tenis o sandalias, corren y hacen ejercicio, mientras otras hacen labores de faena: riegan el pasto; tiran la basura; transportan la despensa y barren.

En los pasillos es posible ver a otras que son ayudadas a caminar por sus compañeras o personal administrativo del lugar. Son parte de las niñas que se recuperan luego de estar postradas en los dormitorios de los últimos pisos de los edificios de secundaria y bachillerato.

El próximo domingo a las 12:00 horas, de acuerdo con la madre superiora, los médicos Mauricio Hernández, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud federal y la doctora Vesta Richardson acudirán a una plática con los padres de familia para explicarles la enfermedad que sufren las niñas.

La madre superiora Margie Cheong pidió que la Villa de las Niñas no debe ser juzgada sólo porque es de religiosas coreanas y especular que ahí dentro se realizan prácticas de castigo y hasta de brujería.

“Si esas fueran nuestras prácticas, la población no las hubiera aceptado y no existiríamos. Hemos estado aquí 17 años y ahn salido 10 mil graduadas. Pueden ver puntos positivos, puntos buenos que hemos hecho, tenemos jóvenes preparados que están orgullosos de haber egresado de La Villa”, dijo.

De acuerdo con los estudios de Regulación Sanitaria Nacional y Estatal se descartó la presencia de virus o bacterias en agua y alimentos, así como también se verificó que la calidad de las mismas es la óptima.

“Yo puedo responsabilizar a los maestros que despedidos, que ahorita están tomando protagonismo para hacer daño, están dando la espalda y no están dando la cara ante los medios, sembrando dudas, desconfianzas de que estamos dando comidas podridas”, declaró.

Respecto a las denuncias en los medios de comunicación que exalumnas del plantel han hecho en torno a castigos y malos tratos, Margie Cheong se refirió en específico al caso de la niña llamada Génesis, quien en el programa de Radio Hoy por Hoy denunció que cuando se sentían mal eran quemadas para remediar su dolor.

“Cuando las medicinas no funcionan tenemos un doctor que viene a ayudar a las hermanas. Cuando tienen dolor, en mi caso yo tengo dolor de corazón, tengo una quemadura, pero no es quemando como dicen. Es un tratamiento en el que en lugar de tomar medicamento se quema una pequeña parte en donde puedes llegar a dar calor al organismo”.

“No estamos practicando esto. Realmente no tenían que practicar con las niñas. Yo me arrepiento de dejar a algunas hermanas encargadas de enfermería. Sabemos que sí nos beneficia pero es una cultura totalmente diferente y no tiene una intención negativa”, argumentó.

Las autoridades administrativas del lugar aceptaron que en un principio sí hubo aislamiento de las niñas que padecieron los síntomas, ya que desconocían si se trataba de una enfermedad contagiosa y aseguran que ahora ya están de nuevo en sus dormitorios habituales.

De acuerdo con testimonios, en los últimos pisos de los edificios eran donde estaban confinadas las niñas enfermas, sin embargo, en el recorrido realizado por EL UNIVERSAL no tuvimos acceso a todas las zonas de La Villa de las Niñas.

at/mgg



PUBLICIDAD