aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Atiende CAVI a más de104 mil víctimas de violencia familiar

En el lapso del 2001 al 2006 se dio atención sicológica a 158 mil 480 personas y legalmente se asesoró a 125 mil 689 mujeres
Ciudad de México | Domingo 17 de septiembre de 2006 Icela Lagunas | El Universal10:53

Más que golpes, los hombres han pasado de maltratar a la mujer con lesiones graves hasta llegar a la tentativa de homicidio, sin importar el nivel económico, social o cultural, reconoce la Procuraduría del Distrito Federal.

Amada Domínguez Adame, directora del Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar de la PGJDF, reconoce a dos tipos de hombres violentos: el que a diario maltrata de manera emocional y física con jaloneos y sin grandes lesiones y el que proporciona a la mujer golpizas severas que incluso puede llegar a matar a su pareja.

En el CAVI se atendieron a 104 mil 519 víctimas de violencia familiar en el Distrito Federal en el lapso del 2001 al 2006.

En ese periodo se dio atención sicológica a 158 mil 480 personas y legalmente se asesoró a 125 mil 689 mujeres.

A pesar de que desde 1996 se aprobó la ley de asistencia y prevención a la violencia familiar en el Distrito Federal, en la que se establecen sanciones de seis meses a cuatro años de prisión, así como la perdida de los derechos sobre la víctima y de los hijos, las agresiones y maltratos de esposos, cónyuges y novios hacia la mujer continúan y las lesiones físicas y sicológicas son cada vez más graves.

En medio de este escenario, la ciudad de México mantiene condiciones que permiten la existencia no solo del maltrato contra la mujer sino del femenicidio.

"Últimamente hemos tenido mujeres sumamente maltratadas, con lesiones graves, incluso se puede hablar de tentativa de homicidio", señala la funcionaria.

Entre las características de un hombre peligroso y generador de violencia, se ubican a aquellos que se les dificulta expresar lo que sienten, no controla sus impulsos, tienen celos por la pareja, humilla y la corrige frecuentemente y tiene enorme miedo al abandono.

Como resultado de este maltrato se atendido medicamente a 10 mil 655 víctimas y se han amparado 16 mil 430 personas, en su gran mayoría mujeres.

En el CAVI se atiende a todas aquellas que presentan algún tipo de lesión física y sicológica y son canalizadas al área médica para su revisión, donde se elabora un certificado de lesiones a fin de que sirva como instrumento legal para iniciar una averiguación previa contra el agresor.

Posteriormente las mujeres pasan al área de trabajo social, en donde las trabajadoras de la institución sirven como el primer contacto para entender cuál es la dinámica familiar que generó el maltrato.

Si la víctima de violencia corre riesgo en su integridad física, el CAVI dispone de albergues tanto de la PGJDF, de instituciones privadas y del gobierno capitalino donde la mujer queda en resguardo.

Domínguez Adame explicó que en el CAVI también se apoya a hombres violentos para frenar su problema y ayudarles a tener una mujer calidad de vida, ya que de acuerdo al artículo 10 de la Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Familiar, los generadores deben acudir a recibir apoyo sicoterapeutico reeducativo para disminuir o erradicar la violencia.

Se trata de que ellos identifiquen sus episodios violentos y busquen espacios de reflexión y conciencia de sus actos, además de enseñarles a expresar sus sentimientos y olvidarse de mitos tales como que se vayan a volver "mandilones y homosexuales" por cambiar su rol de conducta.

La titular del CAVI recomienda que para alejar de los hogares la posibilidad de crear hombres violentos y mujeres que acepten esta violencia como forma de vida, es necesario fomentar conductas y actitudes a favor de la equidad y respeto a los demás.

Urgió a desarrollar una campaña a nivel nacional en escuelas primarias, secundarias y preparatorias para que niños y jóvenes sepan cuáles son sus derechos y puedan identificar la violencia familiar.

Para aquellas personas que son victimas de este problema social, en cada una de las 16 delegaciones opera un centro de atención a mujeres maltratadas para llevar su caso a buen termino, lograr castigo, proteger a la víctima e incluso alcanzar la reparación del daño.

grg



PUBLICIDAD