aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Hallan vestigios con fresco de Quetzatcoatl en Hidalgo

Se trata de una pintura mural con advocaciones de Quetzatcoatl, que podría datar del año 900 d.C; el hallazgo se dio en las obras de construcción del distribuidor vial de Tula
Tula, Hidalgo | Jueves 20 de julio de 2006 Notimex | El Universal18:24

Vestigios arqueológicos de un conjunto habitacional distinto a los habituales en la zona fueron hallados durante las obras de construcción del distribuidor vial de Tula de Allende, mismos que confirmarían los estudios existentes sobre la presencia de Quetzatcoatl en el lugar.

El arquitecto Sergio Camarena, director del centro INAH en Hidalgo, explicó que el hallazgo incluye depósitos, ofrendas, entierros de adultos y muestras de diversas fases constructivas, que permiten avanzar en la comprensión del proceso evolutivo de Tula y de la cultura tolteca en general.

Aclaró que si bien no se trata del descubrimiento de una pirámide o de un gran templo, en la investigación arqueológica cualquier vestigio es importante para descifrar el rompecabezas que suponen las civilizaciones antiguas y merece ser estudiado con precisión.

En el lugar del descubrimiento, el arqueólogo encargado de los trabajos, Luis Manuel Gamboa Cabezas, destacó que en este momento se realizan trabajos de rescate arqueológico que han permitido resguardar unas 300 bolsas con material diverso.

Agregó que destacan fragmentos de una pintura mural con advocaciones de Quetzatcoatl, que podría datar del año 900 d.C., y que ya se estudian para determinar su procedencia e importancia.

Los trabajos en la zona recién comenzaron y se estima que pasarán más de dos meses para que concluya esta fase en la que se toman muestras para su estudio, sin embargo, hasta el momento no tienen previsto detener las obras viales, que, consideran, también son importantes para el desarrollo de la actual sociedad de Tula.

El Distribuidor Vial de Tula de Allende se ubica en el entronque de la Avenida Nacional y Melchor Ocampo, frente al Parque Nacional del Municipio, en la zona denominada B, protegida por un decreto de 1993 que la declaró área de reserva de investigación y protección al entorno de la zona arqueológica de Tula.

De ahí que esté sujeta a las disposiciones del INAH en materia de protección del patrimonio cultural arqueológico.

Al respecto, Gamboa aclaró que el trabajo del equipo del INAH en la zona no es de excavación, que les permita ampliar los hallazgos, simplemente de rescate arqueológico para consolidar lo ya descubierto, y una vez tomadas las muestras pertinentes para su estudio, volver a cubrirlas.

mgg



PUBLICIDAD