aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Celebran en Jerusalén bendición del fuego y agua

La ceremonia del "Fuego y el agua" es especialmente vistosa entre los cristianos greco-ortodoxos, que le dan una importancia muy particular a esta acción y conocen éste día como "Sábado del fuego", y no "de Gloria"
Jerusalén | Sábado 15 de abril de 2006 Notimex | El Universal16:08

El Sábado de Gloria se celebró en Jerusalén con la tradicional bendición del fuego y la ceremonia del agua, a la que asistieron miles de peregrinos de todo el mundo en el Santo Sepulcro.

El fuego sagrado es el milagro que anuncia la resurrección de Cristo, un milagro que precede al Domingo de Resurrección, según la tradición cristiana.

El patriarca latino de Jerusalén, Michel Sabah, máximo representante de la iglesia católica en Tierra Santa, hizo la bendición del "fuego nuevo" junto a la "Piedra de la Unción", con un cirio pascual.

La "Piedra de la Unción", situada a la entrada de la Basílica del Santo Sepulcro, es una piedra de mármol rosado sobre la que se cree que Jesús fue amortajado y en la que se le untaron los últimos óleos antes de ser enterrado en el Viernes Santo.

Los expertos han señalado que Cristo murió a eso de tres de la tarde, y después fue enterrado a pocos metros del lugar donde se hallaba la cruz, ahora ambos lugares dentro del recinto de la Basílica del Santo Sepulcro.

La ceremonia del "Fuego y el agua" es especialmente vistosa entre los cristianos greco-ortodoxos, que le dan una importancia muy particular a esta acción y conocen éste día como "Sábado del fuego", y no "de Gloria". Pese a que la ceremonia católica es muy sencilla y humilde, tratando de seguir el ejemplo y mensaje de Jesús, de la misma forma que sucede con el Vía Crucis, es una de las más concurridas.

A diferencia de años anteriores, en los que la Intifada (revuelta popular) de Al-Aqsa, mermó la visita de peregrinos, 2006 ha sido un año en el que los cristianos han regresado para la Semana Santa, a pesar de que el conflicto palestino-israelí continúa.

Tras la lectura de las 12 profecías, el Patriarca Latino bendijo el agua y luego ofició una misa pontifical frente al edículo en una iglesia abarrotada de fieles, como lo han estado todos los escenarios sagrados de Jerusalén en esta Pascua.

Para la ceremonia de este sábado algunos creyentes traen consigo perfume y empapan el mármol para luego recogerlo con algodón y rociarse, en un simbolismo de redención y salud.

Antes de la bendición, tuvo lugar la Vigilia Pascual, también en la iglesia del Santo Sepulcro, donde se encuentra la tumba de Cristo.

Para la celebración del Sábado de Gloria también se realizó, por la tarde, una procesión solemne dentro de la iglesia del Santo Sepulcro, que comenzó y terminó en la capilla de la Aparición.

A medianoche, antes de la Vigilia del Domingo, los monjes de la orden de San Francisco de Asís, custodios de Tierra Santa desde la peregrinación de ese santo en 1342, celebrarán otra procesión.

Este Domingo de Resurrección, el Patriarca Latino celebrará la eucaristía ante la tumba del Santo Sepulcro.

La misa de resurrección será oficiada este domingo por monseñor Sabah en el recinto subterráneo que contiene la tumba vacía en la que fue depositado el cadáver de Cristo, cuya resurrección se recuerda en una humilde capilla a los pies del bíblico Monte de los Olivos.

La basílica erigida sobre el Santo Sepulcro data de la época de los cruzados, que fundaron en el Siglo XI el Reino Latino de Jerusalén después de conquistar esta ciudad para rescatarla de los musulmanes.

La misa de Resurrección es seguida por otra procesión de frailes franciscanos. Las celebraciones de Semana Santa concluirán el lunes, con la ceremonia de Emaús, un aldea conocida ahora como Al-Queibe y situada a unos 11 kilómetros de Jerusalén.

En Al-Queibe, los monjes franciscanos recordarán la aparición de Jesús resucitado ante dos de sus discípulos, que sólo lo reconocieron al repartirles un pan, lo que según San Lucas ratificó el rito eucarístico iniciado en la Ultima Cena, tres días antes.

alcr



PUBLICIDAD