Se encuentra usted aquí

México, no estás solo

Somos una nación extraordinaria que nunca se rinde y que siempre está dispuesta a extender una mano a quienes lo necesitan
24/09/2017
02:17
-A +A

Chicago, Illinois.— Las imágenes que llegan desde México luego del terremoto del pasado martes inspiran conmoción pero sobre todo respeto y esperanza. Los conductores de noticias estadounidenses muestran dificultad en pronunciar palabra luego de las coberturas que muestra, sí, la destrucción, pero también a una sociedad solidaria y generosa que sale al paso de la tragedia.

Luego de pasar unos días increíbles en los que celebré en familia las fiestas patrias en la Ciudad de México, aterricé el martes pasado en Chicago a la 1:13 pm. Un minuto después centenares de personas en México perdían la vida y muchos más vieron colapsado el patrimonio que construyeron con esfuerzo y sacrificio.

Como un migrante más compartí la angustia de la frenética búsqueda de mis seres queridos, asegurarme de que se encontraran bien. Así millones de compatriotas en Estados Unidos veíamos con espanto las primeras imágenes de la devastación.

Luego del desconcierto inicial, México volvió a mostrar que cuando se trata de solidaridad somos la primera potencia mundial. Las imágenes de cadenas humanas moviendo escombros, las fotos de los incansables voluntarios buscando sobrevivientes, la generosidad de los vecinos en zonas afectadas que abrieron sus puertas validando nuestro lema “mi casa es su casa”, son fuente de admiración.

De la tragedia y la destrucción, México ha emergido nuevamente con una estatura mundial que muestra quiénes somos y qué valores nos unen. Y esto me lleva al siguiente punto, las contribuciones de la diáspora en Estados Unidos.

Las comunidades mexicanas en este país han emprendido un esfuerzo de coordinación sin precedente para enviar ayuda. Se han abierto centros de acopio igual en iglesias que en centros comunitarios y los medios de comunicación lanzaron campañas de recaudación de fondos a favor de los damnificados. Hoy, todos somos México.

Por su parte, algunos esfuerzos institucionales incluyen el envío de rescatistas desde la ciudad de Los Ángeles y el programa Ciudades Hermanas de la ciudad de Chicago estableció una cuenta especial con la Cruz Roja Americana que enviará donaciones a los afectados por el terremoto. Así mismo, ya se planean un sin fin de espectáculos que destinarán la taquilla para los damnificados. Es decir, ¡México, no estás solo!

En estas desgracias lo mejores y los peores aspectos de la naturaleza humana afloran, no obstante, la movilización de nuestra gente por ayudar a aquellos en necesidad supera, y por mucho, las historias negativas.

Como sabemos, los mexicanos hemos sido vilipendiados en Estados Unidos por el hombre que vive en la Casa Blanca. No obstante, con la movilización ciudadana derivada del nuevo terremoto del 19 de septiembre, hemos mostrado con hechos a propios y extraños quiénes somos. Una nación extraordinaria que nunca se rinde y que siempre está dispuesta —sin importar la modestia u opulencia del estilo de vida personal— a extender una mano a quienes lo necesitan.

Hoy más que nunca estoy orgulloso de ser mexicano y, hoy más que nunca, la distancia hiere. Como miles de connacionales en Estados Unidos aportaré un granito de arena. Mi donación irá al fondo de la Cruz Roja Americana destinada a los damnificados. A través de este medio, pido a nuestros compatriotas en este país contribuir en la medida de sus posibilidades a instituciones serias que aseguren el buen destino de los recursos.

México, desde aquí te decimos: ¡no estás solo!

 

Periodista

Periodista mexicano-estadounidense

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN

NOTICIAS DEL DÍA