Al desnudo
El sexo es cultura

Se encuentra usted aquí

Estados Unidos ama a México

No es una cuestión de buenos o malos negociadores sino de violentar la soberanía de un pueblo.
08/02/2017
03:55
-A +A

¿En qué momento pasamos de escuchar un comentario favorable a México en los medios de Estados Unidos a asegurar que la percepción que dicho país tiene del nuestro es positiva?

Cuando escuché a Lawrence O'Donnell, conductor de noticias de la cadena estadounidense de televisión MSNBC, explicar por qué la decisión del Presidente Enrique Peña Nieto de cancelar su reunión del 31 de enero con Donald Trump había significado la humillación del Presidente de Estados Unidos, me pareció un interesante punto de vista que enriquecía el espectro de percepciones sobre este tema que tanto nos puso a temblar.

El análisis de O’Donnell parecía no tener otro cometido que desacreditar y exhibir a Trump no sólo en sus ideas “más locas y más crueles” sino en su calidad de “pésimo negociador”, al contrastar los hechos con las promesas de campaña, sobre todo las relacionadas con la economía (que conquistaron a la mayor parte de sus votantes), además de enviar un mensaje a otros líderes del mundo sobre acuerdos a futuro: la peor negociación de un presidente de Estados Unidos a quien el líder de otro país insultó al anunciar públicamente que había sido su decisión personal cancelar el viaje.

A la manera de Donald Trump, la diplomacia, en su momento reemplazada por la teleplomacia (según lo describe Lee Edwards, autor de Media Politik), ahora es reducida a tweets: las batallas se libran en los timelines y los hashtags, y las provocaciones se encienden y apagan de manera inmediata, mientras, otra vez citando a O’Donnell, el mundo entero observa.

Con mucha menor solemnidad, el comediante Bill Maher, dicho sea de paso, en uno de sus mejores shows se refirió al incidente entre los presidentes de México y Estados Unidos como un berrinche y chantaje por parte de Trump (si no van a pagar el muro, mejor no vengan) al que el mandatario mexicano respondió “Okay”, prácticamente indiferente y cruzándose de hombros.

No hay duda de que tanto O’Donnell como Maher vieron una película completamente distinta a lo que muchos aquí vivimos. Y aunque se agradecen la perspectiva del primero y el aire de ligereza del segundo, por otra parte, son incompletos y hasta falaces: no es una cuestión de buenos o malos negociadores sino de violentar la soberanía de un pueblo. Claro que, en este sentido, los mensajes a la ofensiva y a la defensiva de Trump, tan incendiarios y que a tantos y tantos enardecen, se apropian de ese sentimiento de ser víctimas de abuso e injusticia que muchos de nosotros hemos sentido desde las primeras ofensas de campaña: lo capitalizan. De la campaña a la fecha, él insiste en que México se ha aprovechado de su país, sea con la migración ilegal, la firma del TLC o la introducción de drogas en territorio estadounidense: ellos son la víctima y han tenido suficiente y, dentro de esta narrativa, están en su derecho de ejercer venganza.

Acusaciones infundadas y fuera de proporción, mentiras que se repiten cuantas veces sea necesario y con la estridencia y la bravuconería suficientes hasta parecer verdades. Y en esto Trump tampoco está solo.

Dicen que tanto los elogios como las críticas deben tomarse con mesura y, con esa máxima en mente, es que procuro analizar, que no digerir, la otra cobertura, los otros espacios, los otros conductores que no sólo no nos quieren sino que, de hecho, nos detestan, y, al modo de Trump, se apropian y capitalizan las noticias y declaraciones, tergiversándolas, al grado de magnificarlas y convertirlas en amenazas ante sus audiencias.

Sé que hay varias, pero yo quisiera detenerme en un espacio de Internet que los analistas más doctos y serios ni siquiera se toman la molestia de echarles un ojo. Por mencionar uno, he ahí Info Wars y su host Alex Jones, quien en uno de sus más recientes videos y a propósito del #MuslimBan, dijo estar dispuesto a morir por Trump. Este canal, que no por nada ha sido llamado el Fox News de la red, literalmente tituló uno de sus videos así: “México le declara la guerra a Estados Unidos” en referencia al mensaje que el Presidente mexicano dirigió a la nación la noche previa a la cancelación de la reunión y en el que advirtió que los Consulados mexicanos defenderían a los connacionales: “una amenaza de invasión a través de la inmigración ilegal”, declaró el analista invitado de esa noche.

En otra emisión, titulada Mexico amenaza con liberar a los carteles de la droga en la América de Trump, la conductora del noticiario advierte que las autoridades mexicanas están amenazando con tomar represalias ante la construcción del muro y de hecho refiere la entrevista que el ex canciller Jorge G. Castañeda concedió a CNN en la que, según dicha conductora, dijo que “México debería soltar al narcotráfico para castigar a Donald Trump” (risas) y “permitir el paso de las drogas al interior de Estados Unidos”.

Los títulos de los videos de sitios como éste, así como los contenidos y el giro que le dan a la información, pueden parecer de risa loca, pero tampoco están solos. Igualmente sacuden e incendian (basta echarle una leída a la mayoría de los comentarios), igualito que las provocaciones de su presidente.

Me pregunto si llegará un día en que los tweets de Trump ya no nos hagan temblar. 

 

 

De vuelta a las andadas en la era de WhatsApp, Tinder y Snapchat. Escritora y periodista. Promotora de abrir la mente y liberar la palabra… y el cuerpo. Divorciada y mamá de dos adolescentes. Autora...

Comentarios

 

MÁS EN BLOGS