El escuadrón de animadoras norcoreanas ¿Cómo fueron elegidas?

Las caras serias de la delegación norcoreana cambiaron cuando actuaron las animadoras venidas de su país
Animadoras de Corea del Norte en una cena ofrecida por el viceministro de unificación de Corea del Sur, Chun Hae-sung
Animadoras de Corea del Norte en una cena ofrecida por el viceministro de unificación de Corea del Sur, Chun Hae-sung. Foto: EFE
09/02/2018
10:42
AFP
Pyeongchang
-A +A

Más de 200 animadoras norcoreanas vestidas con abrigos rojos y gorras de piel negra llegaron a Corea del Sur para alentar a los deportistas de los dos estados rivales durante los Juegos Olímpicos de invierno que se celebran en Pyeonchang (Corea del Sur) del 9 al 25 de febrero.

Las 229 mujeres integran la delegación de 280 personas que cruzaron la zona desmilitarizada (DMZ) que divide la península el puesto fronterizo de Dorasan, al norte de Seúl.

La jóvenes sonreían mientras cumplían con los trámites aduaneros y hablaban con la horda de periodistas surcoreanos que cubrían el acontecimiento.

corea_juegos_olimpicos_pyeongchang.jpg
(foto:EFE)

"Estoy feliz de verlos", dijo una de las animadoras que se negó a dar detalles sobre la coreografía de la compañía.

"Esperen un poco. Si se los digo ahora, arruino el placer", comentó antes de subir al autobús que la llevó con toda la delegación a Gangeung, donde se disputan los partidos de hockey sobre hielo.

Según la prensa surcoreana, las animadoras fueron seleccionadas en función de su medio familiar, el aspecto físico, la competencia y la fidelidad al Partido de los Trabajadores, el partido único que gobierna Corea del Norte.

Es la cuarta vez que Corea del Norte envía animadoras a Corea del Sur. Ya lo había hecho en 2002 (Juegos Asiáticos de Busan), 2003 (Juegos Universitarios de Daegu) y 2005 (Campeonatos de Atletismo de Asia en Incheon).

En la delegación de 2005 figuraba Ri Sol-Ju, la futura esposa del dirigente norcoreano Kim Jong-Un.

Bailes y canciones sirvieron este jueves de recibimiento a los deportistas de Corea del Norte en la Villa Olímpica de los Juegos de Pyeongchang-2018, mientras este país organizaba un desfile militar al otro lado de la frontera.

Al mismo tiempo, comenzaban las competiciones en espera el viernes de la ceremonia de inauguración.

Música y carros de combate, militares y animadoras, Corea del Norte se aprovecha plenamente de la exposición mediática que le suministran los Juegos organizados en la tierra de su vecino del Sur para desvelar sus múltiples facetas.

El recibimiento de la delegación norcoreana en la Villa Olímpica fue más festivo de lo esperado, con las dos Coreas divirtiéndose juntas, con canciones y bailes.

Estos "Juegos de la Paz", como han sido denominados por Corea del Sur, han permitido desde hace un mes un acercamiento espectacular entre los dos países, cuando las tensiones se habían multiplicado estos últimos meses en relación a las ambiciones nucleares de Corea del Norte.

Los 22 deportistas de Corea del Norte invitados, acompañados de dirigentes, así como de 80 animadoras, entraron oficialmente este jueves en la Villa Olímpica de Gangneung, la localidad costera que alberga las pruebas de hielo de los Juegos.

Las caras serias de la delegación norcoreana cambiaron cuando actuaron las animadoras venidas de su país. 

- Animadoras norcoreanas -

En su tercera canción, los deportistas norcoreanos que estaban en línea frente a ellas, comenzaron a bailar, antes de invitar a hacerlo a los voluntarios surcoreanos que trabajan en los Juegos.

"Tenía un poco de miedo al inicio porque no mostraban nada, chocaban simplemente sus manos. Estaban muy serios", explicó Jeon Moon-Kyung, una voluntaria de quince años. 

"Pero después nos pidieron con verdadero entusiasmo que nos uniéramos a ellos para bailar", añadió.

Su amiga Choi Myo-Seon tuvo la misma sensación: "Durante un momento era como si el muro que nos separa se hubiera evaporado", dijo.

El acercamiento entre las dos Coreas se materializa en estos Juegos con un desfile común de los atletas en la ceremonia de inauguración, el viernes, así como un equipo unificado de hockey sobre hielo femenino.

Mientras tanto, a 200 km de allí, Corea del Norte celebró este jueves un desfile militar en Pyongyang, una demostración de fuerza la víspera de la ceremonia de apertura de los Juegos.

El hermético país ha aprovechado la gran proyección mediática de los juegos de Pyeongchang enviando a Corea del Sur a un grupo de artistas, cientos de animadoras, deportistas e incluso a la hermana del dirigente norcoreano Kim Jong-Un, que tendrá una comida el sábado con el presidente surcoreano Moon Jae-in

Por otra parte, la estrella rusa del short-track Viktor Ahn, seis veces campeón olímpico, y el biatleta Anton Shipulin sabrán el viernes si pueden participar en los Juegos, anunció este jueves el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), encargado de tomar la decisión.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios