Tasa de deforestación mundial se redujo a más de la mitad: FAO

El organismo de las Naciones Unidas advirtió que a pesar de los esfuerzos de conservación, la amenaza de la pérdida de biodiversidad persiste; el cambio positivo se debe a que más países están mejorando la gestión forestal
07/09/2015
19:56
Astrid Rivera
Durban / Roma
-A +A

A pesar de que los bosques del mundo siguen disminuyendo, a medida que la población aumenta y las áreas forestales se reconvierten a la agricultura, en los últimos 25 años la tasa de deforestación neta mundial se ha reducido en más de la mitad, afirmó un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En el documento “Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2015”, presentado hoy, se indica que desde 1990 se han perdido unas 129 millones de hectáreas de bosques, superficie casi equivalente a la de Sudáfrica, sin embargo, una superficie cada vez mayor de áreas forestales ha sido objeto de protección.

Añadió que la superficie forestal neta se ha incrementado en los países templados, mientras que ha habido relativamente pocos cambios en las regiones boreales y subtropicales, pero debido al crecimiento de la población mundial, la superficie media de bosque per cápita ha disminuido principalmente en las zonas tropicales y subtropicales, pero también en todas las demás regiones climáticas, con la excepción de la templada.

El informe, que abarca 234 países y territorios, destacó que África y América del Sur experimentaron la pérdida anual neta más elevada de bosques en el período 2010-2015, con 2,8 y 2 millones de hectáreas, respectivamente.

No obstante, las conclusiones reflejan que una superficie cada vez mayor de áreas forestales ha sido objeto de protección, mientras que más países están mejorando la gestión forestal.

“Esto suele lograrse a través de la legislación, incluyendo la medición y el monitoreo de los recursos forestales y una mayor participación de las comunidades locales en la planificación y las políticas de desarrollo”, destacó el documento.

La FAO subrayó la importancia de las prácticas de gestión forestal sostenible, ya que a nivel mundial, el área de bosque natural está disminuyendo y aumenta la de bosques plantados. Y aunque la mayoría de los bosques siguen siendo de propiedad pública, se ha incrementado la superficie propiedad de individuos y comunidades.

El organismo de las Naciones Unidas advirtió que a pesar de los esfuerzos de conservación, la amenaza de la pérdida de biodiversidad persiste y es probable que continúe con la deforestación, la degradación de los bosques, la contaminación, así como el cambio climático, todos ellos con impactos negativos.

La deforestación y la degradación forestal aumentan la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, mientras que los bosques y el crecimiento de los árboles absorben dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, por lo que la FAO Enfatizó que una gestión más sostenible de los bosques resultará en la reducción de las emisiones de carbono, teniendo un impacto vital frente al cambio climático.

mvl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios