Se encuentra usted aquí

Prefieren al "Popo", que sismos

Pobladores dicen que por fenómenos naturales están en tensión permanente
Por el temblor del pasado 19 de septiembre, 2 de los 3 cuartos que tiene la casa de Araceli Soberanes se derrumbaron, incluido el taller donde trabajaba (TONY RIVERA. EL UNIVERSAL)
06/10/2017
01:31
Justino Miranda / Corresponsal
Tetela del volcán
-A +A

Entre el sismo del 19 de septiembre y las explosiones del volcán Popocatépetl de los últimos días, la comunidad indígena de Hueyapan prefiere al coloso porque lo conocen, conviven con él desde hace siglos y saben que su actividad no pasa del susto.

Sin embargo, la conjugación de los dos fenómenos naturales mantiene a los habitantes de este pueblo, el más cercano de Morelos al volcán, en una tensión permanente. El 19 de septiembre sintieron la fuerza del terremoto y tres días después las autoridades recomendaron preparar sus documentos y una muda de ropa, porque el volcán regresó a la actividad y no saben en qué momento puede explotar.

Reyna Mariaca Rivera, artesana de telar de cintura, dice que el miedo cunde en la comunidad y no quieren salir a exhibir sus prendas.

En su taller de tejido, afirma que la convivencia con Don Goyo, como llaman al coloso, es tan cordial que algunas veces están sentados tranquilamente y de pronto sienten un temblor debajo de la tierra y ven al vecino con enormes fumarolas. “¿Les espanta?”, se le pregunta: “Sí, sí, pero no tanto como este sismo que acaba de pasar”, cuenta mientras señala dos de sus cuartos destruidos por el terremoto.

Don Goyo tuvo acción el miércoles y continuó la madrugada del jueves. Esos temblores envolvieron a la comunidad en un ambiente de estrés, de miedo. “Todos vivimos como en otro mundo”, sintetizan.

San Andrés Hueyapan pertenece al municipio de Tetela del Volcán, un poblado situado a menos de 18 kilómetros del Popocatépetl.

Hueyapan fue una de las comunidades más afectadas por el sismo que colapsó casas y talleres donde las mujeres confeccionan de manera artesanal, rebozos, cobijas, gorros, monederos, morrales y otras prendas hechas a base de lana y teñidas con productos naturales.

Es el caso de Araceli Soberanes Estrada a quien el temblor le derrumbó dos de los tres cuartos que conforman su casa. Uno era el taller donde trabajaba. Crió a sus cinco hijos, luego que su marido los abandonó. Se dedicó a tejer prendas de vestir, como gabanes, que vende hasta en mil 500 pesos en las exposiciones.

El lunes fueron visitadas por personal de gobierno del estado y ofrecieron su apoyo para conseguir espacios de venta, además de promocionar sus piezas tejidas en el Museo Morelense de Arte Popular.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios