Se encuentra usted aquí

Al pueblo, pan y circo

06/10/2017
01:00
-A +A
La Ciudad de México tendrá un cierre del 2017 con mucho movimiento en cuanto a los eventos deportivos que se llevarán a cabo. Desde las decenas de carreras por las calles, hasta la Fórmula 1, la NBA y la NFL. Qué bueno que estos espectáculos vengan a nuestro país. Sin embargo, pareciera que ante el glamour que traen, se nos olvida que el deporte en la ciudad, también tiene que ver con la actividad a promover entre la población y que se ha descuidado.

Todos estos eventos internacionales deben traer un beneficio. Seguramente así resulta con el automovilismo, el basquetbol y el futbol americano, aunque tengo mis dudas en otros como los mundiales de Para natación, Para Powerlifting y el Campeonato Mundial de Tiro con Arco. Debería hacerse un análisis de lo que se gasta y lo que se obtiene.

Podríamos aplicar el refrán de que buscan asustar con el petate del muerto. ¿En qué sentido? Si bien no amenazan a nadie, lo podemos trasladar a que ya no saben qué más hacer con el cuento de que tendrá mucho éxito.

Con casi 200 carreras al año, con la derrama que surge de la F1, la NBA y la NFL, parecería que estos escenarios son ideales, pero sería mejor que, paralelamente no se descuiden las instalaciones de las diferentes delegaciones, que deberían utilizarse de manera adecuada. Es impresionante cómo existe una falta de mantenimiento, de instructores, de capacitación, lo que resulta en que no se utilizan en forma adecuada.

Pareciera que es más importante el show, que lo que puedan ofrecerle a los niños. Se les olvida que debemos inducir a la juventud el hábito del deporte, que está perdiendo la fuerza y de ahí que nuestro país esté en los primeros lugares de obesidad a nivel mundial. Deben promover el hábito de la competencia; que los chavos inicien una actividad competitiva siempre será bueno su desarrollo físico y mental

Otro problema es que en muchas delegaciones, las instalaciones deportivas son concesionadas a privados, quienes las explotan. Algunos las tienen bien mantenidas, pero por lo general no pagan luz ni agua, y dan una renta miserable. No promueven planes para el desarrollo deportivo y hasta pareciera que se adueñan de lo que es del pueblo.

Es muy importante distinguir lo que es el aspecto del espectáculo, con el que le dan al pueblo Pan y Circo, pero que en nada beneficia a la población en cuestión de actividad física. Ahora que por los sismos habrá escasez de recursos, es importante que los dirigentes del deporte de la CDMX no se aferren a hacer más eventos de los que ya tienen programados, ya que puedan mermar sus finanzas. Ahora que si hay una derrama importante por estos eventos, se debería utilizar en el mantenimiento de instalaciones y el desarrollo de planes de trabajo para el deporte. Hay prioridades y muchos de estos eventos deportivos no lo son, así que deben tomar esto en cuenta. 

[email protected]

Nelson Vargas Basáñez nació en la Ciudad de México en 1942.

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN