Una paulatina normalidad vuelve a la Roma-Condesa

Bares, restaurantes y otros comercios reabren sus puertas; algunos todavía esperan la resolución de Protección Civil
Los sectores de la población capitalina salen del espasmo, incluso del miedo a las consecuencias por los temblores, pero la vida nocturna continúa apagada, lo que afecta la economía de los empresarios de las zonas que se caracterizan por ello. (ALFONSO R)
30/09/2017
02:02
Juan Arvizu
-A +A

[email protected]

Viernes de llovizna en la cosmopolita Ciudad de México, cuya vida nocturna está reducida en zonas de tradición, como es el caso de las colonias Condesa, Roma Norte y en Coapa, que hoy son rumbos sombríos, donde para que vuelvan las luces y los espectáculos se requerirá de tiempo y promoción.

El sector del teatro sufre el tener la cortina cerrada a la espera de las inspecciones de peritos que dictaminen que pueden ser utilizados sin riesgo para el público. Caso contrario es el de los estadios, que tienen luz verde para partidos de futbol.

La urbe experimenta una paulatina vuelta a la normalidad al recuperarse espacios en puntos de emergencia por el derrumbe de edificios causado por el sismo, que este viernes, a las 13:14 horas, cumple una semana y tres días, lapso en el que se tiene un conteo de 214 personas fallecidas, tan sólo en la capital del país.

Las candilejas apagadas, los ánimos de festejo silenciados por el 19-S recuerdan la devastación de la vida nocturna por el terremoto de 1985, cuando cayeron o cerraron para nunca más volver a dar servicio lugares como el Capri, el Run Run, Belvedere, El Patio, en zonas de la vida social que tuvo la capital.

Actividades para la recuperación de cuerpos de personas continúan en Álvaro Obregón 286, y en las inmediaciones la actividad diurna tiende a la normalidad. Se dificulta en calles y cuadras en las que hay edificios marcados para no ser ocupados, porque se requieren reparaciones o deben ser demolidos.

La zona comercial de Galerías Coapa, punto de reunión de decenas de miles de clientes de comercios, servicios, restaurantes, pertenece a una gran extensión con decenas de construcciones dañadas, a punto de caer, abatidas por el movimiento telúrico.

Va a la baja la demanda de espacio en los albergues, una vez que habitantes de edificios evacuados el 19 de septiembre han sido autorizados a retornar a sus viviendas. De igual forma, en los servicios hospitalarios se reporta que a las 13:14 horas de este viernes, casi 30 personas son atendidas por lesiones.

Las brigadas médicas continúan en los espacios estratégicos con el objetivo de brindar atención de carácter sicológico, vacunación contra tétanos, entre otros servicios. La carga de trabajo va a la baja, además de que los puestos de control reportan en orden las condiciones sanitarias de la ciudad, incluso en las delegaciones Iztapalapa y Xochimilco, que no cuentan con el servicio de agua potable corriente.

Una vez que se reanudó la actividad en oficinas, comercios y sectores productivos, este viernes de quincena en muchas empresas los clientes volvieron a llenar restaurantes, cantinas, cervecerías y cafés de la calle de Lerma, en la colonia Cuauhtémoc, arteria que es imán de público en busca de esparcimiento.

De esta manera, poco a poco, los sectores de la población capitalina salen del espasmo, incluso del miedo a las consecuencias de los temblores, pero la vida nocturna lánguida de estos días causa que pierdan empresarios, productores de espectáculos, artistas, meseros, cocineros, personal de seguridad, acomodadores de vehículos. Ya se prepara un concierto en el Zócalo con grupos populares.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS