Un país sin educación está condenado al rezago: Carlos Olmos Tomasini

Advierte que en el clima económico marcado por el pesimismo, surge la tentación de privatizar los sistemas de educación y salud, y ésta se está viendo alimentada por la mala calidad de los mismos
07/12/2017
14:02
Redacción
Ciudad de México
-A +A

 
La salud y la educación son un derecho para hacer posible la igualdad de oportunidades, a través de un sistema basado en criterios de universalidad, equidad y financiación pública, expresó Carlos Olmos Tomasini.
 
Tanto la salud como la educación han entrado en una subasta de los intereses financieros, y hoy existe una cultura deslegitimadora de las instituciones públicas en el ramo, agregó.
 
Olmos Tomasini presentó en el Palacio de la Autonomía de la UNAM el trabajo “Educación para la Salud” para ingresar como miembro de número a la Academia Mexicana de Educación A. C., en el cual sostiene que un país sin educación está condenado al rezago.
 
En su mensaje, advirtió que la falta de educación e información en los medios de comunicación sobre enfoques sólidos respecto de la nutrición, así como la limitada disponibilidad y asequibilidad de los alimentos sanos, contribuyen a agravar el problema.
 
“Pareciera que en México vamos en sentido opuesto a los lineamientos marcados a nivel global, en lo que se refiere a la educación para la salud”, lamentó.
 
Puso como ejemplo que en países en desarrollo, con economías emergentes, la prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil entre los niños en edad preescolar supera el 30%.
 
En México, sigue siendo un problema a solucionar, aseveró.
 
Olmos Tomasini asentó que muchos de los avances en educación, salud y en general de protección social, que en su momento pudieron presentarse como conquistas sociales, van dejando  de ser un activo político.
 
El reto es que los recursos económicos que se destinan a estos rubros sean considerados como inversión colectiva, apuntó.
 
“Lo que antes era una gran conquista en salud y educación, hoy es insuficiente frente a los nuevos problemas que enfrentamos”.
 
Mencionó que en el clima económico marcado por el pesimismo, surge la tentación de privatizar los sistemas de educación y salud, y ésta se está viendo alimentada por la mala calidad de los mismos.
 
Lo que provoca, abundó Olmos Tomasini, la crítica y la consiguiente falta de respaldo social de los ciudadanos hacia ellos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios