Tras el sismo del 19-S, ¿qué sigue para México? Rectores responden

Buscamos Enrique Graue, Eduardo Peñaloza y Enrique Fernández; esto fue lo que nos contestaron
ENRIQUE GRAUE y EDUARDO PEÑALOSA. (FOTOS: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
27/09/2017
05:41
Redacción
-A +A

Enrique Graue, rector UNAM
“México se ha levantado de las crisis y adversidades, y lo ha hecho con el esfuerzo y dedicación de su gente. Nuestra historia tiene innumerables ejemplos: lo ha hecho de un yugo colonizador, invasiones, imperios extranjeros, plutocracias empoderadas y de imponderables de la naturaleza que, como los sismos, han devastado nuestras ciudades y territorios. Sigue para México reconstruirse; nuestras casas y ciudades; reconstruirnos como sociedad, capaz de colaborar y superar dificultades; rehacernos como ciudadanos capaces de confiar en las instituciones y respetuosos del marco legal que nos rige. Debe ser un México sin mezquindades políticas, con justicia”

Enrique Fernández, director del IPN
"Sigue aprender, de una vez por todas, que México está muy, pero muy por encima de nuestros problemas. La situación que vivimos actualmente y, sobre todo, la solidaridad que hemos mostrado los mexicanos, me da confianza de que en 2018 elegiremos bien a quien merezca  conducir los destinos de este maravilloso país, sin caudillismo, sin demagogia y sin fórmulas mágicas, pero sí con profesionalismo y compromiso con la nación, y con la nobleza suficiente para corresponder a nuestro gran pueblo, que ha mostrado la fuerza y la entereza en momentos tan difíciles. México es mucho más grande que sus problemas y vicisitudes. Viva México!"

Eduardo Peñalosa, rector de la UAM
"México requiere de los siguientes pasos para replantearse a sí mismo después de los  fenómenos naturales, climáticos y telúricos: 1) reconstrucción, en función de lo que anunció la presidencia; 2) aprovechar la disposición de la gente para que los especialistas, en equipos multidisciplinarios, atiendan las necesidades post-traumáticas de la comunidad, que emergen después de solventar las necesidades básicas de la emergencia, y 3) conservar la  organización de la población para lograr una participación con nuevos líderes, que aporten en procesos políticos y socioculturales.

México podría reponerse de los eventos mencionados, pero también se reorganizaría con la participación de la gente, que actualmente es marginal".

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS