Topos mexicanos van a curso de capacitación en Taiwán

El gobierno de esa nación financiará 80% de los gastos de viaje de los rescatistas; con la colaboración buscan estrechar relación bilateral y apoyo mutuo ante sismos
El embajador de Taiwán en México, Carlos Liao, entregó el apoyo económico de su país para los rescatistas mexicanos y destacó la importancia de que aprendan a dar ayuda sicológica a los damnificados por un sismo. (CORTESÍA)
24/03/2018
02:16
Blanca Ángeles Cruz
-A +A

[email protected]
Read in English

Tras el sismo de 1985 en México surgió el grupo llamado Los Topos. Actualmente hay más de siete asociaciones que en su nombre incluyen ese término y una de ellas es Rescate Internacional Topos A.C.

En total, 11 miembros de este grupo viajarán a Taiwán para recibir capacitación sobre nuevas técnicas de rescate que les permitan estar más preparados para hacer frente a futuros movimientos sísmicos, aprender a fabricar tecnología útil en siniestros y fortalecer los vínculos existentes entre México y ese país.

El viaje será financiado por el gobierno de Taiwán y únicamente 20% de los boletos de avión será cubierto por los brigadistas, ya que la labor que realizan es voluntaria y por ella no reciben ningún pago.

En conferencia de prensa, el embajador de Taiwán en México, Carlos Liao, destacó la relevancia comercial que México tiene para este país. Además, dijo que es fundamental para los rescatistas no sólo aprender técnicas de salvación, sino saber consolar sicológicamente a los damnificados.

La cónsul Josefa Guan-Mei destacó que los lazos de hermandad y cooperación son bilaterales, puesto que tras el sismo del pasado 19 de septiembre, la fundación budista Tzu-Chi, la asociación de los Empresarios Taiwanenes y el gobierno de Taiwán brindaron apoyo con 12 mil cobijas y más de 2.8 millones de pesos.

Karen García es la única mujer que viaja con la brigada a Taiwán: “Ya me acostumbré a ser la única brigadista en el grupo, porque el área de rescate es muy poco explorada por las mujeres”, comenta.

Más allá del reto que representa ser la única mujer del grupo, Karen afirma que su expectativa es adquirir nuevos conocimientos que le permitan ayudar a las personas.

Sólo tres miembros de la brigada han viajado con anterioridad a Taiwán y fue en 1999 para ayudar en las labores de rescate tras un sismo de magnitud 6.4, por lo que todos los demás dicen muchas expectativas de ir a adquirir conocimientos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, México tiene más de 129 millones de habitantes, mientras que en Taiwán, un país del tamaño de Puebla, viven 23 millones y medio. Pero lo que los une es que ambos están localizados en el llamado Cinturón de Fuego, por lo que son países altamente sísmicos.

El 21 de septiembre de 1999 un sismo de 6.4 sacudió el condado de Nantou, en el centro de Taiwán. El movimiento ocasionó que colapsaran 100 mil edificios y fallecieran 2 mil 415 personas. Luis Eduardo Alva Castro, Eduardo Acevedo Cerón y Carlos Alejandro Sánchez González, todos mexicanos, fueron los primeros rescatistas internacionales en llegar para ayudar en las labores de salvamento.

En aquella ocasión realizaron las actividades de rescate con ropa civil; es decir, con jeans y playeras de colores que impedían identificarlos como compañeros de brigada. Ahora tienen uniformes especiales color naranja y, a la altura del pecho, destaca un gafete de identificación bordado que lleva el nombre del rescatista, la leyenda “rescatista voluntario” y su tipo de sangre.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS