Su hija se curó de leucemia; ahora agradece a la Virgen de rodillas

Guadalupe López y su esposo Guadalupe Hernández subieron hasta la capilla del Cerrito para agradecer a la Guadalupana por la salud de su hija de dos 2 años
La familia López Hernández regresará el próximo año y así hasta que Michel cumpla la mayoría de edad (Foto: Berenice Fregoso / EL UNIVERSAL)
11/12/2017
18:55
Perla Miranda
Ciudad de México
-A +A

Su hija tiene leucemia, escuchó Guadalupe López, -- no le queda mucho tiempo -- reiteró el médico. La mujer de 27 años cargó a su pequeña Michel y salió del hospital.

Esperó a su esposo -- quien también se llama Guadalupe -- en una iglesia ubicada en el centro de Huamantla, Tlaxcala, estado de donde son originarios, para darle la mala noticia.

Cuando Lupe llegó y vio a su esposa con los ojos hinchados de tanto llorar supo que algo malo había pasado con su hija. Al enterarse dijo que no lo aceptaba y entró a la Iglesia de Nuestra Señora de la Caridad, ahí le ofreció a la Virgen de Guadalupe la vida de su niña, le dijo que si era su voluntad se la podía llevar pero si no era su momento le devolviera la salud a Michel.

Dos meses después de este pedimento, Guadalupe llevó a la niña al médico, ahí le dijeron que no tenía nada, que la menor de 2 años estaba en perfecto estado de salud y la señora no tardó en contárselo a su esposo.

“Es un milagro de la Virgen” coincidieron los dos.

guadalupe2.jpg

Entonces Lupe prometió que este 12 de diciembre traería a su hija hasta la capilla del Cerrito. Su promesa iba más allá de salir de su casa y andar en bicicleta hasta la capital del país, una vez en la Basílica subiría de rodillas hasta la capilla mencionada con su niña sobre sus hombros.

La promesa fue cumplida, el 10 de diciembre la familia López Hernández salió de su natal Huamantla. Lupe subió en su bicicleta y Guadalupe con Michel abordaron una camioneta con más peregrinos.

Un día con 6 horas se hicieron de camino, al entrar a la Villa ambos padres dieron gracias por tener a su única hija con vida y sana.

La capilla del Cerrito los esperaba, él acomodó su pants gris a la altura de las pantorrillas para hincarse y con ayuda de su esposa, subió a Michel sobre sus hombros.

Después de subir más de 50 escalones con cuatro descansos, los tres entraron a la capilla, ahí agradecieron a la Guadalupana y juraron regresar el próximo año y así hasta que Michel cumpla la mayoría de edad.

guadalupe3.jpg

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS