Se encuentra usted aquí

Sobreviven con dádivas de vecinos

En Asunción Ixtaltepec, vecinos recorren la zona para cuantificar los daños en sus viviendas. (ESPECIAL)
10/09/2017
02:04
KARLA RODRÍGUEZ
-A +A

[email protected]

Aunque ya pasaron más de 48 horas del sismo de 8.2 que cimbró el país, en Asunción Ixtaltepec, Oaxaca, están sólos. Algunos vecinos llevan a cabo recorridos para hacer un censo y registrar los daños que hay en las viviendas, pero sobre todo contabilizan las muertes. Hasta el momento van siete que no están en los registros oficiales.

Además, se organizaron para hacer labores de ayuda, porque el apoyo del gobierno federal aún no llega a su comunidad.

La noche del 7 de septiembre Marelida Jerónimo, estudiante de Derecho, estaba apunto de dormir a las 11:52, en la casa ubicada en la avenida Independencia número 63, en la segunda sección de Asunción Ixtaltepec, Oaxaca, cuando el sismo se registró.

De aquella vivienda solamente quedaron escombros, lo perdieron todo. En el transcurso de la noche buscaron vecinos para encontrar un lugar donde quedarse, veían cómo las casas de dos pisos quedaban “hechas acordeón” por el movimiento telúrico.

Encontraron un cuarto en la casa de un vecino, quien tras el sismo les permitió refugiarse, porque fue el único que no sufrió daños en su casa; sin embargo, por el miedo y con las réplicas que aún podrían presentarse, prefirieron no quedarse adentro del inmueble y empezaron a turnarse para dormir.

Los vecinos de la localidad de Ixtaltepec estuvieron incomunicados durante 24 horas, sin luz, agua, señal de teléfono ni internet, sobrevivieron con comida que les regalaron personas de otras localidades como Ixtepec y Salinas, que no sufrieron tantas pérdidas por el sismo.

En cuanto recuperaron el servicio de luz e internet, el viernes en la madrugada, comenzaron a pedir ayuda a través de redes sociales, donde pidieron comida, medicamentos y agua, ya que hay muchas personas, que padecen enfermedades como diabetes e hipertensión, que lo perdieron todo.

Marelida supo de vecinos que por extremar precauciones y encerrarse con llave quedaron atrapados entre los escombros al perder tiempo mientras intentaban salir, porque un sismo no da tiempo para casi nada.

Actualmente siguen aprovechando la señal de internet para pedir ayuda y difundir las acciones que realizan, con el fin de apoyar a los afectados en su comunidad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS