Sin cartilla, sin trabajo y sin ganas de liberarla

A sus 31 años, el sociólogo no consigue empleo sin el documento
José Gómez consideró que no era necesario realizar el trámite del SNM, debido a que le pareció injusta su obligatoriedad. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
26/11/2017
02:13
Pedro Villa y Caña
-A +A

[email protected]

P érdida de trabajos y oportunidades laborales son las consecuencias que ha tenido que afrontar José Gómez por no tener la cartilla liberada del Servicio Militar Nacional (SMN), por lo que lamenta no tener ese documento.

El joven de 31 años, sociólogo egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), asegura que hace 13 años, a unos meses antes de cumplir 18, inició los trámites para obtener la cartilla; sin embargo, debido a que en ese momento consideró que no era importante y debido a que no estaba de acuerdo con su obligatoriedad, no terminó los trámites necesarios.

“Básicamente, no lo vi como una necesidad primaria, no lo vi como una cuestión que requiera el esfuerzo por hacer el SMN. No estuve de acuerdo con esa exigencia del gobierno”, afirma.

Asegura que a pesar de que sus padres le insistieron y lo regañaron por no terminar los trámites necesarios, su decisión estaba tomada y optó por no regresar a la zona militar.

El joven, quien vive con sus padres en un departamento en la delegación Iztapalapa, indica que en estos momentos se encuentra desempleado y que al buscar trabajo no le han pedido cartilla, debido a que en empleos de la iniciativa privada no le han solicitado el documento, pero sí lo han hecho en trabajos dentro del servicio público.

“En el pasado se me han presentado oportunidades laborales dentro del gobierno, a nivel local y federal, y por no tener la cartilla militar liberada, se han mermado a la hora de concretarse”, declara el sociólogo.

Dedicado a buscar trabajo en estos días, José Gómez, quien desde que egresó de la universidad ha laborado en compañías de encuestas, así como en empresas de cobranza en la Central de Abasto, asegura que no ha pensado en volver a realizar los trámites para hacer el Servicio Militar y obtener el documento que lo avala.

“En algún momento lo llegué a pensar, pero afortunadamente he tenido algunas oportunidades laborales en las que no me lo han exigido, es por eso que por el momento no pienso intentarlo”, afirma, mientras continúa buscando trabajo por las calles de la capital de la Ciudad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS