Se encuentra usted aquí

Renné, una "chica súper poderosa"

El equipo de la UAM diseña nueva andadera para ella en el Innovatón
Reneé tiene acondroplasia, padecimiento que afecta el crecimiento óseo. (ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)
12/11/2017
01:18
Astrid Rivera
-A +A

[email protected]

Aunque no tiene superpoderes, Renné dice que es como Bellota, su Powerpuff favorita, puesto que nunca se rinde y enfrenta las dificultades que se le presentan a diario.

Con sólo seis años, Renné quiere ser doctora para curar a los niños y ayudarlos como sus médicos la han apoyado a ella; cursa el primer año de primaria, apenas está aprendiendo a leer y le gusta mucho colorear.

Reneé nació con acondroplasia, padecimiento genético que afecta el crecimiento óseo, lo que ocasiona una talla baja y que las extremidades sean más cortas; sus 90 centímetros de estatura no limitan a Renné, comenta su madre Nayeli Velázquez, quien la considera como una niña muy “extrovertida, divertida y platicadora”.

“Su discapacidad no ha sido un impedimento, es única y lo ha aprovechado, siempre pone su mejor empeño, su mejor cara y la mejor disposición. Ella va a una escuela regular, es pública, el proceso de inclusión de Renné ha sido excelente. Las maestras la han apoyado mucho”, comenta.

Debido a su padecimiento, Renné alcanzará un metro con 20 centímetros de estatura al llegar a la etapa adulta; su condición genera complicaciones a nivel fisiológico y morfológico, tiene asma y la han operada varias veces para evitar hidrocefalia.

Mientras se dibuja a sí misma con su andadera y su mamá, Renné comenta que se cae con frecuencia debido a que las calles están empedradas o en pendiente, lo que genera que el peso de su cuerpo le gane y se caiga de frente. “Me voy para adelante con mi andadera, en los pisos lisos puedo andar y agacharme pero en otras me caigo, me he caído muchas veces pero estoy bien”.

La mamá de Renné comenta que las condiciones de la ciudad dificultan que su hija pueda trasladarse, porque hay muchas escaleras y gente en el transporte público que no les ceden el asiento; lo más difícil es llegar al Centro México Siglo XXI en la Ciudad de México, ellas viven en el Estado de México y hacen más de dos horas y media para llegar.

“Me tengo que llevar su andadera y su paseador, es complicado, porque en el Metrobús nunca te ceden el lugar”, asegura.

Como parte de Innovatón, el equipo de estudiantes de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) fue el encargado de diseñar una nueva andadera para Renné para que evite las caídas y pueda desplazarse.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS