Quisieran ver a la UNAM militarizada, alerta Graue

Admite que la violencia llegó a “límites inaceptables”, pero se trabaja en la seguridad; como rector asumo la responsabilidad del efecto colateral de las medidas, afirma
El secretario general de la UNAM, Leonardo Lomelí (izq.); el rector, Enrique Graue Wiechers, y la abogada general de la Universidad, Mónica González Contró, hablaron ayer sobre las estrategias de seguridad de la institución (RICARDO ALDAYTURRIAGA. XINHUA)
25/02/2018
03:10
Pedro Villa y Caña
-A +A

[email protected]
Read in English
 

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, destacó que “la escalada de violencia” que se ha vivido en la institución en las últimas semanas “alcanzó límites inaceptables”, en alusión a la riña del viernes en Ciudad Universitaria, que tuvo un saldo de dos muertos, y al atentado contra una profesora de la FES Acatlán, situación que requiere de urgente atención en un marco en el que la “vigilancia armada nunca fue, ni será, una opción a ser considerada.

“En los días y semanas por venir, escucharemos voces, internas y externas, que clamarán por otras alternativas más agresivas, algunas que quisieran vernos o armados o militarizados, y no pocas aprovecharán los momentos político electorales que vivimos en nuestra nación para intentar desestabilizarnos. Pero no lo lograrán si trabajamos en unidad.

“A ellos habrá que decirles que estamos conscientes de la fragilidad de la seguridad en nuestra Universidad como espacio plural, abierto y democrático, pero que nuestra fortaleza está en el saber, en la libertad, en la autoridad moral, en la autonomía y en el respeto a la normatividad universitaria”. afirmó el rector.

En un mensaje a medios donde estuvo acompañado por Leonardo Lomelí Vanegas, secretario general, y por Mónica González Contró, abogada general de la institución, Graue Wiechers resaltó: “Como rector, asumo toda la responsabilidad por el efecto colateral de las medidas adoptadas [en materia de seguridad]”, y lamentó el fallecimiento de las dos personas durante la riña del viernes que, dijo, puede ser resultado de las acciones implementadas contra el narcomenudeo en Ciudad Universitaria.

El viernes, dos jóvenes murieron tras una riña entre narcomenudistas en la zona conocida como Los Frontones, ubicada entre las facultades de Ingeniería y Contaduría, donde EL UNIVERSAL ha documentado que existe una célula de venta de drogas vinculada al Cártel de Tláhuac.

Institución lastimada. Graue consideró que la UNAM está lastimada e indignada por estos acontecimientos, por lo que exigió una exhaustiva investigación que conduzca al esclarecimiento de los hechos y a la detención de los responsables. Informó que la abogada general de la universidad “tiene instrucciones de acompañar a instancias procuradoras de justicia, poniendo a su disposición todos los elementos a nuestro alcance”.

Ante directores de facultades y de institutos, el rector consideró que ignorar la inseguridad y el narcomenudeo no era opción para la comunidad, por lo que solicitar el desalojo de vendedores de drogas por las fuerzas policiales representa un riesgo en el que pueden salir lesionados inocentes “y no por ello se podría garantizar la ausencia permanente de narcomenudistas y vivir constantemente un estado de vigilancia armada nunca fue ni será una opción a ser considerada”.

Graue Wiechers dijo que las acciones realizadas son las correctas, porque “es un camino complejo y difícil, e indudablemente requiere mejorar y permanente reforzarse, pero es el mejor para nuestra universidad”.

Informó que los narcomenudistas se han fragmentado y se han dispersado en otras zonas del campus central. Dijo que para combatir la venta de drogas se han aislado espacios donde los vendedores se habían asentado.

Destacó que se han cambiado e instalado luminarias, se ha multiplicado la vigilancia y estrechado la colaboración con las autoridades de seguridad de la Ciudad de México, por lo que se han detenido a cerca de 30 personas, quienes han sido consignadas ante las autoridades ministeriales, pero afirmó que eso no es suficiente.

En el tercer piso de la Torre de Rectoría, aseguró que se continuará trabajando con apego a la legalidad, cuidando la seguridad de las instalaciones, mejorando la capacidad de disuasión y vigilancia, así como denunciando a los delincuentes.

Pidió a los directivos universitarios ahí reunidos estar atentos a los “eventos que en los meses por venir pueden acontecer y que ante ellos, actuamos con decisión, con prudencia y anteponiendo siempre los intereses de nuestra universidad”.

A los trabajadores les solicitó su solidaridad para denunciar actos sospechosos o peligrosos para la integridad de la comunidad; en tanto que a los estudiantes les pidió que se alejen de los narcomenudistas, porque estos “viven un mundo ajeno al nuestro, no son sus amigos, y representan relaciones de peligro e inseguridad”.

Graue Wiechers afirmó que como rector estará con la comunidad y actuará de acuerdo con los altos intereses de la Universidad Nacional Autónoma de México, lo que le valió un largo aplauso.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS