Se encuentra usted aquí

Preocupan brotes de epidemias: Narro

Secretaría de Salud trabaja para evitar moscos de chikungunya; riesgos: infecciones respiratorias o dermatológicas y conjuntivitis
José Narro indicó que el 95% de las instalaciones de las unidades de atención médica están funcionando en la zona dañada de Oaxaca. (ESPECIAL)
17/09/2017
02:08
Dennis A. García, Enviado
Santa María Xadani, Oax.
-A +A

[email protected]

A nueve días del sismo con magnitud 8.2 que causó daños en la región delIstmo de Tehuantepec, la principal preocupación de la Secretaría de Salud del gobierno federal es la posibilidad de brotes epidemiológicos.

Los riesgos latentes ante desastres naturales pueden ser una epidemia de infecciones respiratorias, conjuntivitis o problemas dermatológicos.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el secretario de Salud, José Narro, informó que en los municipios afectados se trabaja de manera intensa para evitar el brote del mosco que transmite chikungunya, dengue o zika.

“Hasta ahorita no [hay brotes de enfermedades epidemiológicas], esa es una de nuestras preocupaciones, en casos de desastres, el problema después de la emergencia, son brotes epidémicos y no tenemos el registro.

“Estamos trabajando intensamente para conocer la calidad del agua que están bebiendo para identificar problemas de riesgos sanitarios en los alimentos, para fortalecer la capacidad y sustituir lo que se perdió como baños y letrinas”, explicó.

Narro Robles dijo que se verifica si no hay rupturas en la infraestructura hidráulica y del drenaje, así como de los pozos que se podrían contaminar y causar algún tipo de enfermedad en la región.

El encargado de la política pública en materia de salud comentó que puede ser foco de epidemias de infecciones los escombros de las casas que se derrumbaron, por lo que se trabaja para retirarlos.

Ante un posible brote de infecciones en las calles donde se encuentran pernoctadas las familias que no pueden entrar a sus casas, Narro Robles mencionó que no se quieren alejar porque quieren cuidar sus pertenencias.

“Estamos avanzando de manera acelerada para el levantamiento del censo y esperamos que este fin de semana esté concluido y que eso nos dé la posibilidad de que puedan tener más tranquilidad y confianza de que hemos registrado sus necesidades”, puntualizó.

Al hacer un balance luego de cumplirse una semana del temblor de 8.2 con epicentro en Chiapas, y más de dos mil réplicas, José Narro indicó que 95% de las instalaciones de las unidades de atención médica están funcionando en la zona dañada de Oaxaca.

Dijo que algunos lugares quedaron inhabilitados por los daños sufridos como el hospital general de Juchitán que “está inservible y tuvimos que improvisar un área de hospitalización, de atención y traslado de enfermos”.

Los hospitales como el de Ixtepec y el de Salina Cruz de Pemex suspendieron sus actividades, así como algunas unidades de medicina familiar o general del IMSS e ISSSTE; sin embargo, reiteró que se tiene el 95% de las instalaciones en operación.

“La infraestructura en la región está funcionando con toda su capacidad y hemos sustituido lo faltante con más de 50 brigadas de atención médica que llegaron de Oaxaca, Ciudad de México, Puebla y del gobierno federal”, aseguró.

Explicó que se trasladó un quirófano móvil y se está enviando un hospital con capacidad para 30 camas que viene del estado de Hidalgo; además, se habilitaron 25 camas en el Hospital Militar de Ixtepec.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) comenzó a reparar la Unidad Médica Familiar Número 25, que resultó con daños menores.

Una plantilla de 50 trabajadores arrancó los trabajos de compostura en cuarteaduras de muros, colocación de plafones, reparación de vidrios e instalación de acabados; desperfectos leves que no ponen en peligro la integridad del inmueble, como dictaminó Protección Civil del Estado.

 

Continúa el reparto de alimentos. En el municipio de Santa María Xadani, uno de los 41 que resultaron afectados por el sismo, elementos de la Defensa Nacional siguen proporcionado raciones de comida a las familias damnificadas.

Durante un recorrido por ese municipio se observó que las mujeres y niños llegan a la cocina comunitaria montada por medio de Plan DN-III en donde cada día se reparten 6 mil porciones para desayuno, comida y cena.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) mantiene un despliegue de 9 mil 500 elementos en la región del Istmo y utiliza las aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana para el traslado de víveres y comida desde la Ciudad de México a la base aérea militar de Ixtepec, Oaxaca.

Ahí las diferentes brigadas realizan las cargas de los camiones con agua, víveres, colchonetas y artículos de limpieza para repartirse en las zonas más dañadas.

La Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) y la Policía Federal realizan recorridos en todo el día y nocturnos para evitar el robo a casa habitación.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS