Pide PRI castigar llamadas falsas de emergencia

Necesario, tipificarlas como delito, dice diputado; "Ameritan al menos sanciones administrativas"
El diputado Alejandro Domínguez (PRI) urge a diseñar un método que permita reducir el número de llamadas falsas a números de emergencia, para así atender situaciones reales. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
16/01/2018
02:28
Suzzete Alcántara
-A +A

[email protected]

El grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados planteó aplicar las sanciones correspondientes a los ciudadanos que realicen llamadas ficticias a los números de emergencia como el 911.

El diputado Alejandro Domínguez Domínguez dijo que hay entidades en las que se establecen sanciones a quienes hacen mal uso de los números de emergencia, para que a nivel nacional se castigue esta práctica.

Ante el creciente registro de llamadas falsas a los números de emergencia, explicó que se debe analizar cómo establecer sanciones por las recurrentes alertas de sucesos ficticios. Además, dijo, debe valorarse qué tipo de llamadas y en qué condiciones se hacen para aplicar sanciones, cuando menos de carácter administrativo, a fin de evitar que continúe esta práctica.

El priísta afirmó que las instituciones pierden mucho dinero y se distraen cuando atienden una llamada falsa, lo que puede originar un retraso en la atención a una emergencia real.

“Este es un problema que tiene que ver más con cultura de la legalidad, con el respeto a las leyes y a las personas que con las sanciones”, afirmó en un comunicado.

El también secretario de la Comisión de Gobernación en la Cámara Baja explicó que las entidades federativas pueden crear normas de tipo administrativo que impliquen sanciones de orden pecuniario para las personas que realizan este tipo de prácticas.

Añadió que se debe diseñar un método que permita avanzar en la reducción de estos actos que impiden atender situaciones reales de emergencia, las cuales en muchas ocasiones salvan la vida de otro ciudadano.

Domínguez Domínguez agregó que el tema de la reglamentación corresponde más a las normas de órganos de orden local que al orden federal y por el momento en la Comisión de Justicia no se debate este asunto.

Es por ello que propuso hacer mayor uso de nuevas tecnologías de comunicación, como aplicaciones para teléfonos celulares que agilicen el tiempo de respuesta de las instituciones encargadas de seguridad y emergencias, recibidos en los llamados C5, C3 o C4, según la entidad federativa, así como fortalecer los canales existentes.

El pasado 25 de octubre, la Secretaría de Gobernación señaló que del total de las llamadas de emergencia que se registran sólo 12% son procedentes, lo que significa que 88% son falsas.

La dependencia federal precisó que en 14 estados se tipifican estas llamadas como delito, mientras que en 13 más se sancionan, de acuerdo con leyes o reglamentos de justicia cívica, con una multa o arresto administrativo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS