Pide Arquidiócesis recursos para reparar iglesia dañada por sismo

El padre José de Jesús Aguilar alertó que están detenidas las labores en el Templo de Nuestra Señora de Los Ángeles, ubicada en la colonia Guerrero de la CDMX, cuya cúpula está en riesgo del colapso
(Foto: Archivo - EL UNIVERSAL)
11/01/2018
21:40
Astrid Rivera
-A +A

La Arquidiócesis de México pidió al Gobierno Federal otorgar los recursos para la reparación del Templo de Nuestra Señora de Los Ángeles, cuya cúpula de 300 toneladas está en riesgo de colapsar.
 
El padre José de Jesús Aguilar Valdés, director de la comisión de Arte Sacro Arquidiócesis de México, comentó que tras los sismos de septiembre del año pasado una parte de la cúpula del templo ubicado en la colonia Guerrero de la Ciudad de México colapsó, el resto de esta estructura permanece inestable “con alto riesgo de un desastre mayor”.
 
Ante esta situación, el Gobierno Federal a través de la Secretaría de Cultura y con recursos del Fonden (Fondo Nacional de Desastres Naturales) implementó acciones emergentes debido al colapso parcial de la cúpula principal del templo. Se colocó un andamio estructural preventivo para sostener los arcos del crucero mientras se restaura no sólo la cúpula, sino todo el inmueble; este templo es el segundo santuario mariano en importancia, después de la Basílica de Guadalupe.
 
El presbítero indicó que con las “limitaciones administrativas” del Fonden los trabajos se limitaron a los apuntalamientos emergentes y al retiro de materiales colapsados, quedaron suspendidas las acciones de restauración hasta la nueva liberación de recursos del Gobierno Federal “con el latente y grave riesgo de que se desprenda el resto del casquete, superior a 300 toneladas de material, que podría propiciar un efecto dominó y un gran derrumbe en el monumento. No se necesita ser un experto para comprender el efecto que este peso provocaría al caer de unos 30 metros de altura aproximadamente sobre un piso con poca resistencia para soportarlo”.
 
Aguilar Valdés destacó que no se cuentan con los recursos necesarios para la reparación según se lo han hecho saber autoridades de la Secretaría de Cultura y el Fonden. “Si el Gobierno Federal, o el Gobierno de la Ciudad de México o alguna otra instancia, no coadyuvan a dar continuidad en la adquisición del sistema de apuntalamientos, la compañía deberá retirarlos a la brevedad. Las consecuencias podrían ser desastrosas porque el resto de la cúpula es de 300 toneladas”.
 
De colapsar el resto de la cúpula se afectarían los arcos y las columnas en un efecto dominó, lo cual podría ocasionar daños a los vecinos del templo e incluso podrían presentarse pérdidas humanas.
 
“Calificamos como urgente, que el Gobierno Federal otorgue recursos de alguna partida etiquetada para conjurar esta posible catástrofe. Urge detener el posible desplome para poder continuar con los trabajos, estudios para la restauración de este inmueble”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS