Perfilan en el INE más denuncias por acoso

Secretariado del instituto, otra vez implicado: abogado de víctima; no se protegerá a nadie, dice el órgano electoral; invita a denunciar
Foto: Archivo / EL UNIVERSAL.
09/01/2018
04:10
Carina García
-A +A

[email protected]

La falta de actuación tras recibir quejas sobre hostigamiento o acoso sexual inhibe la denuncia, pero aún así, el Instituto Nacional Electoral (INE) podría recibir dos nuevas querellas por ese tipo de conductas en oficinas de la Dirección del Secretariado, en la sede central del organismo.

Así lo adelantó Luis Hernández, representante legal de Karla, quien a fines de 2017 acusó de ese tipo de supuestas anomalías al titular de esa dirección del INE, Jorge Lavoignet.

“Es un secreto a voces, esa ha sido una conducta reiterada” del servidor público cada que están por iniciar o vencer contratos de prestación de servicios bajo el régimen de honorarios eventuales, sostuvo el litigante.

Sin embargo, la titular de la Unidad de Igualdad de Género y No Discriminación del INE, Mónica Maccise, aseguró que el organismo no conoce más casos en esa área e insistió que el instituto está comprometido con los derechos de las víctimas de acoso y hostigamiento sexual, “éste es un flagelo que puede afectar a esta institución y a otras tantas”.

Invitó a la presentación de quejas, de ser el caso, pues el INE actuará si las hay y “las personas que quieran iniciar denuncias tienen garantizado su empleo” y apoyo sicológico, legal, conforme al Protocolo Para Prevenir, Atender y Sancionar el Hostigamiento y Acoso Sexual o Laboral en el instituto.

“El INE no va a proteger a nadie, es una institución democrática, no tendría sentido que haya este protocolo para que no funcione, invito a las personas a que presenten su queja, sus derechos van a estar garantizados”.

Empero, aseguró que en el caso particular de Karla, su denuncia ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y la respuesta del INE a esa demanda, “no es un procedimiento relacionado con acoso, es puramente laboral”, pues la querella presentada ante el INE en diciembre sigue su curso.

En entrevista sobre el caso, el abogado Luis Hernández indicó que se preparan otras denuncias que involucrarían al mismo funcionario señalado, aunque advirtió que hay temor a denunciar, pues el INE desestimó de inicio la primera querella sin mayor investigación, como consta en su contestación a la demanda que Karla interpuso ante el TEPJF.

En ella “quedó en evidencia que no se aplicó ninguna perspectiva de género para tratar el caso”, expuso.

Ese juicio para dirimir los conflictos o diferencias laborales de los servidores del INE se presentó ante el TEPJF el 16 de octubre de 2017 y el 8 de noviembre el instituto respondió: “Se niegan categóricamente las presuntas imputaciones realizadas por la servidora pública, relativas a un supuesto hostigamiento y acoso sexual o laboral”.

La relación de trabajo de la denunciante —expuso el INE en ese documento— “ha sido en un ambiente sano y libre de violencia”.

Incluso rechazó que hubiera trato personal entre las dos personas involucradas, puesto que la denunciante “no mantenía trato directo con dicho servidor público y menos aún libre acceso a su oficina”.

Para arribar a esa conclusión, el INE dijo que el superior jerárquico de Karla no era el director del Secretariado, sino su secretario particular.

Ante el TEPJF, el INE reportó que la denuncia, cierta o no, será resuelta a través de procedimiento laboral disciplinario previsto en el Estatuto del Servicio Profesional Electoral Nacional y el protocolo para atender esos casos.

Respecto a los alegatos de despido, el INE refirió que no hay tal, pues en esa fecha Karla seguía activa, adscrita a la Dirección del Secretariado del INE y no se le dejó de pagar.

De acuerdo con los antecedentes referidos por el INE, laboró de 2014 a abril de 2017 con contratos temporales bajo el régimen de honorarios, vínculo contractual con vigencia determinada, pero “esa relación fue de carácter civil, sin vínculo laboral”.

Esta habría concluido en abril, cuando firmó la rescisión de ese contrato de honorarios eventuales, para iniciar en mayo “relación laboral en un cargo de la rama administrativa”.

De acuerdo con el INE, no hay relación laboral previa, Karla ingresó a trabajar el 1 de mayo de 2017, en que cambiaron sus condiciones de trabajo y no le tocan vacaciones, aguinaldo, pago de horas extra o bono por elecciones.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS