Se encuentra usted aquí

La génesis de una tragedia nacional

En 1968 el movimiento normalista se convirtió en uno de los detonantes de las protestas estudiantiles
Foto: ARCHIVO / EL UNIVERSAL.
26/02/2018
03:48
Pedro Villa y Caña
-A +A

[email protected]

Hace 50 años, las 20 escuelas normales rurales que existían en la República iniciaron una huelga en demanda de mayor presupuesto para estos centros de formación magisterial, lo que constituye como uno de los antecedentes directos de lo que sería, cinco meses después, el mayor movimiento estudiantil en la historia de México generado en 1968.

El UNIVERSAL informó que el 28 de febrero de ese año, tras los paros de las escuelas normales donde los alumnos estaban agrupados en la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FESCM), que había presidido Lucio Cabañas, exigía doble vestuario del que recibían, que consistía en uniforme tipo militar, ropa interior y una par de zapatos al año. Además que los equipos de talleres y laboratorios de las normales fueran mejorados, aumento a la comida, medicinas, y que los profesores estuvieran preparados académicamente.

Se detalla que los líderes de las normales rurales ubicadas en las localidades de Iguala, Tixtla y Ayotzinapa, todas en Guerrero, informaron que la huelga obedecía a que la Secretaría de Educación Pública (SEP) no había respondido a su pliego presentado el 17 de febrero.

Antonio Lara Barragán, entonces reportero de EL UNIVERSAL, informó ese mismo día que con el objetivo de que la huelga de normales terminará, el gobierno federal tenía planeado destinar más de 50 millones de pesos para dar respuesta al pliego petitorio de estudiantes.

La nota indicaba que la dependencia federal planeaba cubrir 50% de cada transporte escolar que se adquiera para las escuelas normales rurales, “siempre que dichos transportes sean de la calidad y especificación de los que se han adquirido últimamente en 128 mil pesos”.

En el tema de los talleres que se impartían, la SEP aceptaba la construcción de talleres necesarios en cada escuela y a la dotación de equipos respectivos y en la alimentación, la secretaría “seguirá esforzándose para que los alumnos de las escuelas normales rurales reciban una alimentación adecuada”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS