Iraq y Siria, los países más mortales para el periodismo: CPJ

Destaca que la cifra de asesinatos de periodistas mexicanos alcanza un máximo histórico
21/12/2017
03:42
Redacción
Ciudad de México
-A +A

Como mínimo, 42 periodistas murieron en el cumplimiento de la profesión en 2017, según constató el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) en su análisis anual.

En un boletín advierte que si bien la cifra total disminuyó por segundo año consecutivo a partir de los niveles récord de inicios de la década, como mínimo seis periodistas fueron asesinados en México, la mayor cantidad de muertes en ese país en el transcurso de un año que el CPJ haya vinculado directamente a represalias por el trabajo periodístico de la víctima.

En cambio, Reporteros Sin Fronteras cifra el número en 12.

Iraq fue el país más letal, y por primera vez en seis años Siria no encabezó la relación de casos. Como mínimo ocho periodistas fueron asesinados en Iraq y siete en Siria.

“Las escaladas en las muertes de periodistas han sido vinculadas a la cobertura de conflictos, y por ello es buena noticia que haya menos casos de periodistas muertos en el Medio Oriente. Ello también es un recordatorio de por qué la seguridad de los periodistas en todo el mundo debe mantenerse como prioridad”, declaró Joel Simon, director ejecutivo del CPJ. “El alza en la cifra de periodistas asesinados en México en represalia por su labor es una terrible noticia e indica que el Gobierno mexicano ha fracasado en sus compromisos públicos de poner fin a la cultura de impunidad”.

A escala global, la cifra de periodistas objeto de asesinato selectivo en represalia por su trabajo ha disminuido en los dos últimos años: 17 casos al 15 de diciembre de 2017, en comparación con 18 en todo 2016. La razón del reciente declive no está clara y pudiera deberse a una combinación de factores, entre ellos la autocensura; las iniciativas internacionales para concientizar sobre el combate a la impunidad; y el empleo de otros medios, como por ejemplo el encarcelamiento, para silenciar al periodismo crítico.

Ocho de los periodistas muertos en 2017, equivalente al 19 % del total, fueron mujeres, según datos del CPJ. El promedio histórico es aproximadamente 7 %. “Estamos alarmados por esta elevada cifra, y señalamos que algunos de los periodistas más destacados que murieron este año eran mujeres, como por ejemplo Kim Wall, Miroslava Breach y Daphne Caruana Galizia”, indicó Simon.

Un tercio de los periodistas muertos en todo el mundo eran freelance. La política fue la fuente periodística más peligrosa, seguida por la cobertura de conflictos, mientras que el trabajo más peligroso fue el de camarógrafo.

La base de datos del CPJ sobre los periodistas muertos en 2017 comprende la ficha del caso de cada víctima y filtros para examinar tendencias que surgen de los datos.

El CPJ comenzó a recopilar datos detallados sobre todas las muertes de periodistas en 1992. El CPJ considera que un caso está vinculado con el ejercicio de la profesión únicamente cuando su personal tiene certeza razonable de que un periodista fue muerto en represalia directa por su labor periodística; fue muerto en un incidente de fuego cruzado relacionado con el combate; o fue muerto cuando realizaba una cobertura en un entorno hostil. La relación de casos del CPJ no incluye los casos de periodistas que murieron a causa de una enfermedad o en accidentes automovilísticos o aéreos.

ml

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS