Hay viabilidad financiera para crear hospitales: nuevo titular del IMSS

El mayor reto es mantener la disciplina y aumentar los ingresos; el instituto reforzará la prevención de las enfermedades crónicas
Director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Tuffic Miguel Ortega. Foto: CRISTOPHER ROGEL BLANQUET. EL UNIVERSAL
08/12/2017
04:30
Perla Miranda
-A +A

[email protected]

El IMSS está robusto, la viabilidad financiera está garantizada hasta 2020. Se seguirá en la línea del modelo preventivo para combatir las enfermedades crónicas, así como con la ampliación de infraestructura para brindar una mejor atención a los más de 74 millones de derechohabientes del instituto, sin olvidar el trato de calidad y calidez, aseguró Tuffic Miguel Ortega, director general del Seguro Social.

Luego de tomar posesión de la Dirección General del IMSS, comentó en entrevista con EL UNIVERSAL que el mayor reto que enfrenta en su nuevo cargo es el de mantener la disciplina financiera y seguir aumentando los ingresos del IMSS. Se prevé que para 2018 entre al instituto una cantidad de 300 mil millones de pesos.

Las enfermedades crónico-degenerativas, como diabetes, hipertensión, cáncer de mama y próstata, siguen siendo una problemática a vencer, por ello, Miguel Ortega resaltó que se fortalecerán las campañas preventivas.

Para que los afiliados al IMSS tengan un nivel de satisfacción alto respecto a los servicios que reciben, el director general señaló que se seguirá capacitando a los médicos y a todo el personal con énfasis principal a los que tienen contacto directo con los enfermos.

En este punto pidió el apoyo de la derechohabiencia para que en caso de que reciban una mala atención, denuncien, porque esa es la única manera de visibilizar los atropellos y hacer algo para erradicarlos de la institución.

Resaltó el programa de cirugías los fines de semana, porque ayudó a eliminar el rezago de 8 mil intervenciones que tenía el instituto y desde que se puso en marcha en 2015 se han realizado 12 mil operaciones.

Sobre la digitalización de trámites del instituto, aprovechó para recordar que al inicio del sexenio había alrededor de mil 300 bases de datos que no estaban digitalizadas, por lo que era casi imposible acudir a una clínica y que el paciente estuviera dado de alta. Las nuevas bases de datos se homologaron y ahora con el simple nombre del derechohabiente o su CURP es posible saber la vigencia de la seguridad social y recibir atención médica.

Sobre el tema del régimen de pensiones destacó que hay cobertura garantizada hasta 2030, año en el que disminuirá la carga económica por el cambio de régimen de 1997, en el que lo que cotiza una persona se ahorra en la cuenta de Afore, “pero es importante que tengamos una disciplina rigurosa”, subrayó.

¿Cómo hacer para que se mantenga la viabilidad financiera del IMSS a largo plazo?

—Primero hay que decir que tenemos un IMSS robusto, tenemos una viabilidad financiera hasta 2020.

En 2012, el instituto estaba haciendo uso de las reservas financieras como de 22 mil millones de pesos, a ese ritmo al instituto le quedaba una vida hasta el año 2014, se necesitaba una reforma estructural porque estaba en quiebra técnica.

Cómo se logró un superávit: aumentando los ingresos y reduciendo el gasto. En 2016 se logró no sólo dejar de usar reservas financieras, que como su nombre lo dice, se deben usar en situaciones extraordinarias, sino que se alcanzó un superávit de 6 mil 400 millones de pesos. Hacia delante la idea y el objetivo es lograr mantener esta disciplina financiera, seguir incrementando la parte de los ingresos del instituto.

¿Cómo aumenta el Seguro Social sus ingresos?

—Para el próximo año tenemos una meta de 300 mil millones de pesos de ingresos por parte de los derechohabientes. Este sexenio ha sido el del empleo, hemos afiliado a 3.4 millones de trabajadores, y si se incluye a sus familiares, hablamos de más de 9 millones de personas.

En la parte del gasto tenemos que seguir con los esquemas novedosos y eficientes de compras, como la consolidada, al hacer un uso responsable de los recursos disminuye el gasto corriente y se generan ahorros que pueden ser destinados a la ampliación e infraestructura.

Las enfermedades crónicas son una preocupación para el sistema de salud, ¿qué hará el IMSS para combatirlas y disminuir su impacto en las finanzas?

—En diabetes, hipertensión, cáncer de mama y próstata, el instituto gasta 85 mil millones de pesos, por eso, de manera especial vamos a fortalecer los programas de prevención médica, es la única forma en la que podemos ganar terreno a estos males que son la mayor preocupación, no sólo del IMSS sino de cualquier institución de salud del mundo.

La importancia no es sólo por la reducción en la calidad de vida de los pacientes, sino el costo que representa para el instituto. Es necesario fortalecer el modelo preventivo y que la gente se familiarice con los estilos de vida saludables.

Respecto a los servicios que ofrece el Seguro Social, ¿cuáles son las metas en cuanto a la atención, cómo mejorar el trato con calidez y reducir los tiempos de espera de los asegurados?

—Que la atención sea mejor, es una labor de todos los días. Uno de los programas que mejores resultados nos ha dado es el de Ser IMSS, gracias al cual se capacita a todo nuestro personal con énfasis principal a los que tienen contacto con una persona externa, con un derechohabiente. Todos los médicos, enfermeras y demás trabajadores del instituto deben saludar, escuchar y responder, ese método ha sido muy efectivo.

Es importante que la gente tenga un sentido de pertenencia a la institución, es una labor que no se debe descuidar, pero estamos trabajando a partir de capacitaciones al personal para que los niveles de satisfacción sigan mejorando.

Quisiera resaltar algo, hay ocasiones en que las personas recibieron una mala atención y no se quejaron, es muy importante que lo hagan, porque es la única forma que nos ayuda a mejorar y a que no se sigan presentando estos casos. Invito a la gente a que denuncie, tenemos el teléfono 01 800 623 623, en donde pueden hacernos llegar sus comentarios al igual que en todos los buzones ubicados en las instalaciones médicas.

¿Y sobre los tiempos de espera?

—El programa de cirugías los fines de semana es un buen ejemplo de que sin necesidad de construir mayor infraestructura se pueden tener buenos resultados, pero lo primero que se debe hacer es verificar que las instalaciones existentes se usen adecuadamente.

Cuando inició este proyecto había alrededor de 8 mil rezagos en cirugías, de 2015 a la fecha se han practicado más de 12 mil intervenciones y esto ha logrado reducir tanto rezagos como periodos de espera, porque a la gente le programaban sus cirugías en muchos meses.

Hemos avanzado mucho, más de 12 mil operaciones desde que empezó el programa y esa es la idea, continuar usando la infraestructura vigente de manera más eficiente y ampliándola, porque el número de derechohabiencia sigue creciendo.

¿Cuál es la meta de construcción de nuevos hospitales de aquí a que finalice el actual sexenio?

—Tenemos en puerta la construcción de 12 hospitales y 40 Unidades de Medicina Familiar, esto seguramente tendrá un impacto positivo en los derechohabientes porque se continúa con las mejoras a las instalaciones y al crear más clínicas disminuyen los tiempos de espera.

Hay que resaltar que la inversión para levantar más hospitales es posible por la buena disciplina financiera, esa es la clave y tenemos que seguir en la misma línea.

Al inicio de la administración se hablaba de un expediente digital por cada derechohabiente del instituto ¿cómo se ha avanzado? Y acerca de la digitalización de trámites, ¿cuál es la meta?

—Ahorita tenemos un gran legado en materia de simplificación y digitalización de trámites. Gracias a estas medidas se han hecho más de 180 millones de acciones digitales, significa que evitamos 180 millones de visitas, de largo tiempo de espera, de gasto de los trabajadores, además, se han generado ahorros superiores a los 7 mil 300 millones de pesos por costo de oportunidad, tenemos que continuar, facilitar la vida de nuestros afiliados.

Del padrón de afiliados hemos avanzado a pasos agigantados, la idea es que toda la información médica de los pacientes se almacene en nuestros medios digitales. Cuando empezó esta administración nosotros teníamos como mil 300 Unidades de Medicina Familiar con mil 300 sistemas que no estaban conectados.

Pasaba que cuando querías ir a una clínica distinta a la que te registraste parecía que no estabas asegurado y no podías hacer ningún trámite, qué fue lo que hicimos, como parte de poder tener un expediente que funcione bien, juntamos todas esas mil 300 bases en un solo sistema que está interconectado en toda la República Mexicana. Se tuvieron que depurar 150 millones de registros para poder hacer eso y ahora tenemos otra realidad. Si vives en la Ciudad de México y sales de vacaciones y tienes un accidente, puedes llegar a una clínica y sólo con poner el CURP o el número de seguridad social se sabe si estás vigente y puedes recibir la atención.

Una vez que se tiene asociada a nivel nacional la información de afiliación y el número de seguridad social, el expediente médico se va incluyendo a cada uno de estos pacientes para que cuando los doctores reciban a una persona sepan cuáles han sido sus padecimientos.

Sobre el abasto de medicamentos ¿cómo está el IMSS y que estrategias sigue para que los trabajadores puedan surtir sus recetas?

—Gracias a las compras consolidadas, el IMSS tiene un abasto de 99% en medicamentos en la Ciudad de México y 95% en todo el país. Ahora estamos acabando con la compra consolidada de este año, al momento todo va muy bien, los ahorros serán importantes porque es la compra más grande que ha existido en la historia del instituto. Los resultados vienen de forma positiva y los derechohabientes deben saber que está garantizado el surtimiento de sus recetas.

En el tema pensiones, ¿cuál es el panorama del IMSS?

—Las pensiones de los jubilados están garantizadas, no hay ningún riesgo porque la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es responsable de proporcionarnos recursos y fungimos como pagadores de los pensionados hasta 2030.

Porque en 2030, por varias razones, la principal es que desde 1997 cambiamos de régimen de cuentas individuales, ahora lo que tú cotizas se te va a tu Afore y ahorras en tu propia cuenta lo correspondiente a tu retiro, en el IMSS tenemos a todas las personas que se mantienen en el régimen anterior, que es de beneficio definido y el gobierno federal debe hacer los pagos correspondientes.

Después de 2030 va a disminuir la presión financiera, pero es importante continuar con la disciplina en el gasto, nuestro reto más importante es que tengamos una disciplina rigurosa, esa siempre será la clave.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS