Evalúan en Guatemala programas sociales financiados por México

Representantes de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo y de la FAO evaluaron en una gira los proyectos que impulsan en la zona del Corredor Seco
19/04/2018
08:03
Notimex
-A +A

Chiquimula, Guatemala.- Los programas de desarrollo rural que se impulsan en Guatemala, financiados por la cooperación mexicana, cumplen sus objetivos de beneficiar a las poblaciones más pobres de la región del denominado Corredor Seco, en el oriente del país, afirmaron hoy autoridades.

Representantes de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) evaluaron en una gira los proyectos que impulsan en la zona del Corredor Seco.

En la región del oriente de Guatemala, fronteriza con Honduras, donde la sequía malogra las cosechas de subsistencia, numerosas comunidades indígenas viven en pobreza extrema y amenazadas por el hambre.

Según datos oficiales, la pobreza afecta a 59 por ciento de la población rural y más de 23 por ciento vive en condiciones de pobreza extrema.

Además los niveles de desnutrición crónica infantil, que asciende a casi el 50 por ciento de la población de niños de cero a cinco años de edad, son de los más elevados entre las naciones de América Latina.

En la región se instrumenta una serie de acciones del programa Mesoamérica sin Hambre (MSH), ejecutadas por la FAO con el apoyo financiero de Amexcid, iniciativa de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

Los proyectos en Guatemala en el Corredor Seco, de beneficio para la población más pobre, “son sumamente exitosos y en poco tiempo han dejado resultados tangibles”, dijo a Notimex la directora general adjunta de Amexcid, Edith Robledo.

Destacó el avance de acciones como la instalación de 25 estanques para producción de tilapia, nueve granjas con producción en macrotúneles y la planta de acondicionamiento de semillas certificadas.

Estas acciones se llevan a cabo por la FAO como parte del programa MSH en comunidades indígenas de Jocotán y Camotán, municipios del oriental departamento de Chiqimula, en la región del Corredor Seco.

Dijo que el gobierno mexicano, por medio de Amexcid, contribuye con una cooperación de 15 millones de dólares en el periodo 2015-2019 para los planes de agricultura familiar y seguridad alimentaria a cargo de la FAO.

El embajador de México, Luis Manuel López Moreno, indicó que los programas de MSH tienen como prioridad el trabajo en las zonas más deprimidas, como el Corredor Seco, y se adaptan a las necesidades más apremiantes de la población.

Juan Mayén, oficial de Programas del MSH, que se aplica en siete países centroamericanos, Colombia y República Dominicana, dijo a Notimex que los avances en el Corredor Seco “son un ejemplo de que la inseguridad alimentaria se puede resolver con apoyo técnico y financiero”.

Destacó el avance de las buenas prácticas propiciadas por la FAO con “modelos locales específicos” y la cooperación mexicana permite que estas se multipliquen en las zonas rurales más vulnerables y se las apropien los productores pobres".

El acompañamiento técnico, la tecnología y el financiamiento generan bienestar, arraigo de los jóvenes en sus comunidades e ingresos para las familias, puntualizó el experto mexicano.

El director del programa MSH capítulo Guatemala, Baltazar Moscoso, dijo a Notimex que en la gira se constataron los beneficios de las acciones de la FAO que se instrumentan con el apoyo de Amexcid.

“Le vemos mucho futuro de consolidarse y de ampliarse (los programas) tanto a nivel de municipio como de departamento”, aseveró el funcionario guatemalteco.

Se refirió en especial al programa de producción de tilapia, que se distribuye en una escuela pública de la aldea Los Vados, Jocotán, donde se sirve a los alumnos de primaria que así tienen acceso a un alimento sano y de alto valor nutricional.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS