“Esperamos que haya personas vivas”

Autoridades reportan un muerto en multifamiliar; vecinos temen que sus edificios colapsen en Tlalpan
Los paramédicos y personal de la Secretaría de Marina reportan que hay 25 desaparecidos en el multifamiliar en Calzada de Tlalpan. (ALEJANDRO ACOSTA. EL UNIVERSAL)
21/09/2017
02:23
Carlos Arrieta / Corresponsal
-A +A

[email protected]

En el multifamiliar ubicado sobre Calzada de Tlalpan y Ciudad Jardín, donde las autoridades rescataron a dos heridos y una persona fue hallada muerta, también se reportaron al menos 25 desaparecidos.

Una mano se asoma entre las paredes; todos callan cuando las personas remueven el escombro y dejan al descubierto ese muro; sin embargo, todavía no han podido sacar a la víctima.

La mano de tez clara y de uñas pintadas de color rosa es de una mujer. Los rescatistas informan que pide auxilio y eso los alienta para escarbar más y llegar a ese segundo nivel en el que quedó prensada. Temen llegar tarde.

Los paramédicos y personal de la Secretaría de Marina - Armada de México reportan en este inmueble, que poco a poco se desploma, un saldo parcial de una persona muerta, cuatro más lesionadas y 25 desaparecidas, pero saben que las cifras pueden aumentar.

Entre los lesionados sacados está una niña a quien han llamado Cielo, cuentan los voluntarios del primer anillo, porque dicen que su mirada siempre la dirigió hacia arriba, a pesar de que el polvo cubría su silueta.

Únicamente sufrió algunas contusiones, pero nada de gravedad, aseguró uno de los paramédicos.

En cada remoción de escombro del tercero, cuarto y quinto piso se escucha el grito de: “¡Silencio!”, que es la señal de que desde arriba se escuchó un llamado de auxilio, alguna voz o incluso un gemido o llanto de dolor de alguna víctima atrapada entre el concreto y los retorcidos fierros.

Lo único que ilumina las labores de rescate son un par de plantas de gasolina que abastecen los intensos faros dirigidos hacia la multitud y hacia el multifamiliar.

Los carriles de Tlalpan son cerrados y ocupados también por paramédicos, doctores voluntarios y ciudadanos que han llevado víveres a quienes hacen sonar el pico y la pala, puesto que los vecinos han abandonado sus hogares. Temen que sus edificios también colapsen.

Pasan las horas y el saldo permanece, puesto que la construcción no cede; se opone a que las víctimas sean rescatadas. “Esperemos que haya personas vivas, por Dios”, solloza una de las voluntarias.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS