¿Escalofríos y sentir la piel “chinita” se relacionan con el estrés?

Nuestro cuerpo reacciona ante eventos peligrosos o positivos con el bombeo sanguíneo, la disminución de la actividad estomacal, la liberación de adrenalina o dopamina para prepararnos ante alguna lucha o huida
Archivo / EL UNIVERSAL
06/01/2018
13:34
Redacción
Ciudad de México
-A +A

¿Sabías que los cada vez que sentimos escalofríos o se nos pone la piel “chinita”, es una reacción del sistema nervioso relacionados con el estrés?

Estudios hechos por Hugo Sánchez Castillo, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indican que cuando tenemos algún evento percibido como peligroso, aparece en el cuerpo una serie de reacciones asociadas al mismo, en las cuales se destaca la movilización de energía para producir un efecto explosivo.

El investigador de la máxima casa de estudios del país detalla que ejemplo de este efecto es un bombeo sanguíneo hacia los brazos y las piernas, una disminución de la actividad de secreción de movimientos estomacales, liberación de adrenalina o un incremento de dopamina, “y esto nos pone en una situación ya sea de lucha o huida”.

Sánchez Castillo consideró que dentro de toda esta parafernalia aparece el escalofrío, “esa reacción al estrés saludable, o también al negativo. Por ello, es muy difícil situarlo dentro de un contexto patológico, además, muchas veces es malinterpretado e incluso incomprendido”.

“Tenemos una serie de receptores que reaccionan a la vibración, y cuando se generan los cambios, movilizaciones de energía, contracciones musculares y piloerección en conjunto, dan una estimulación que permite a la piel detectarlo y se siente como un recorrido”, agregó.

Sin embargo, apuntó que esta sensación puede darse si el estímulo es positivo o negativo, por ejemplo, indicó que cuando vemos a una persona que es atractiva para nosotros, cuando presentamos un examen o cuando nos encontramos en una situación altamente estresante en un callejón oscuro.

“Algunos estudios han tratado de averiguar la relevancia de sentir escalofríos, pues no es una reacción primaria de defensa; sin embargo, parece ser que sí es un componente importante que prepara al organismo para una respuesta global, ya sea de lucha o huida”, concluyó.

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS