"Es horrible lo que se vive en Villahermosa"

Vecinos de varias colonias tienen miedo y se encierran en sus casas, dicen
Desesperados, los vecinos de la calle Alfonso Taracena colocaron mantas con elocuentes mensajes a la delincuencia y ni así frenan la inseguridad. (LUMA LÓPEZ. EL UNIVERSAL)
18/10/2017
02:31
Leobardo Pérez Marín / Corresponsal
Villahermosa, Tab.
-A +A

[email protected]

 “Señor Ladrón prohibido robar en esta colonia. Hay acuerdo de desnudar y colgarlo y entregarlo a la PNP”, se alcanza a leer en una de las mantas colocadas en la calle Alfonso Taracena, justo donde vive doña Minerva, quien ha sido víctima de la inseguridad que prevalece en la capital del estado, Villahermosa.

Doña Minerva es una señora de más de 60 años que vive con miedo, encerrada en su propia casa, porque los delincuentes a todas horas y todos los días de la semana acechan la colonia Nueva Villahermosa. Algunos vecinos aseguran que se debe a la cercanía de cinco instituciones bancarias, pero otros señalan que es la falta de vigilancia lo que ha ocasionado que cada día se cometan más delitos en esta colonia.

“Se han metido dos veces a robar a mi casa. Vivo encerrada porque me da miedo”, relató a El UNIVERSAL doña Minerva, quien fue víctima de la delincuencia cuando desconocidos se metieron a su casa y le robaron ocho perritos de la raza Basset Hound, los cuales pensaba vender para pagar parte de la escuela de su hijo.

“Fíjese que mi hijo estudiaba, yo vendía cachorros para poderme ayudar, entonces salimos a una tienda cerca y cuando llegamos nos dimos cuenta que se habían metido a la casa. La cerradura tenía un hueco y se metieron”, refirió.

Al recordar esta primera vez que vivió la inseguridad que padece la capital del estado, doña Minerva detrás de la ventana de su casa llora: “Tenía yo mi camada de perritos que iba a vender, pero me los robaron. Cómo lloré, pero si hemos encontrado a los asaltantes capaz y nos matan, eso fue hace mucho tiempo. Lloré mucho porque esa era una inversión, eran ocho perritos”, detalló.

Ella forma parte de los ciudadanos integrados al programa Primer Cuadrante, el cual fue puesto en marcha este año por la Secretaría de Seguridad Pública ante los índices delictivos que se venían incrementado y consisten la instalación de redes ciudadanas, apoyadas por policías estatales, que deben tener una mayor proximidad con los habitantes de las calles y colonias previamente delimitadas, pero a su parecer no ha funcionado, por lo menos no en Nueva Villahermosa.

“Nos dieron un cuadrante, pero Seguridad Pública nunca ha tomado en cuenta las órdenes del gobernador; este cuadrante debe tener una patrulla, dos motos y 11 elementos a pie, pero si usted ve a cualquier vecino, te va a decir que no hay seguridad”, cuenta doña Minerva.

Acusó que llegan tarde y por eso es que los vecinos están colocando lonas por las calles para advertir a los ladrones lo que les pasará.

“Ahorita están poniendo lonas los vecinos y van juntando como puede para comprarlas, no estamos solos. De la inseguridad tan grande tenemos miedo. Se han metido dos veces a robar a mi casa. Vivo encerrada”, dice doña Minerva, de los pocos vecinos que se atrevieron a denunciar, pese a que han robado un despacho jurídico, dos carnicerías y hasta una fonda.

La subdelegada de la colonia Nueva Villahermosa, María Magdalena de la Cruz, dice no saber quién colocó las mantas, pero reconoce que la delincuencia ha hecho que las familias se encierren.

Afirma que en los últimos ocho meses se han incrementado los robos a casas y negocios: “Por aquí se han presentado balaceras, porque están cerca cinco bancos y por eso a cada rato hay persecución. Todo cambió, creció rápido. Aquí abren los carros, se llevan las baterías, las llantas. Nadie se da cuenta y nadie sabe, es una cosa horrible que se vive en Villahermosa”, asegura.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS