Entre la desaparición forzada y #MarcoAntonio

Foto: El domingo se realizó una protesta en el Ángel de la Independencia para exigir la aparición de Marco Antonio. (MARTÍ QUINTANA. EFE)
30/01/2018
02:01
Alonso Cedeño
-A +A

Catalizadores de opinión pero inhibidores de acción, así hemos definido muchas veces a los medios sociales. Sin embargo, el caso de Marco Antonio Sánchez es, afortunadamente, una excepción.

Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas, en México existían, al 31 de Octubre de 2017, cerca de 34,656 carpetas de investigación sin resolver; 33,513 del Fuero Común y 1,143 del Fuero Federal, pero en pocos casos la opinión pública ha logrado detonar una respuesta tan contundente como en el caso de Marco Antonio. Desde el viernes 26 de enero se activaron alarmas sobre el caso del joven Marco Antonio Sánchez Flores luego de ser detenido por policías de la Ciudad de México.

El sábado 27 de enero #DóndeEstáMarcoAntonio se ubicó como primer lugar de las tendencias nacionales con más de 180 mil menciones; la conversación en mayor medida mostró su preocupación por los hechos suscitados. Internautas y usuarios de redes mostraron su preocupación por un posible caso de desaparición forzada, aunque es cierto que pocos conocen el tipo legal al que se refiere este término.

Según la carpeta de investigación, el estudiante de la Escuela Nacional Preparatoria número 8 de la @UNAM_MX salió de su casa la tarde del martes 23 de enero para encontrarse con su amigo, Bernardo Roberto Reyes García, afuera de la terminal del @MetrobusCDMX Rosario. Estando en el lugar, a Marco Antonio le llamó la atención un grafiti pintado sobre un muro. Se detuvo para tomarle una fotografía e incluso le pidió a un joven que pasaba por el lugar que lo fotografiara. En eso, dos policías pasaron por el lugar y, dirigiéndose al muchacho que iba a tomar la foto, le advirtieron que tuviera cuidado, pues lo querían asaltar.

Según las versiones de testigos y de los propios policías, después de un intercambio de palabras, el joven preparatoriano corrió hasta la estación del Metrobús e ingresó saltando el torniquete. Los policías lo siguieron y pidieron apoyo a dos compañeros más para detener al muchacho.

La cuenta de la @SSP_CDMX tuiteó: “La #SSPCDMX, a través de la Dirección General de Asuntos Internos, coadyuva en la localización de un joven a fin de esclarecer los hechos ocurridos este martes 23”. Este mensaje fue acompañado de un comunicado en el que se informa del caso como un extravío, sobre el cual se investiga luego de las distintas peticiones de la @CNDH.

Una de las cuentas mas influyentes a nivel nacional por su capacidad de generación de agenda y también de profundidad en la interacción, @UNAM_MX, escribió: “La UNAM informa. (La Universidad) exige la presentación pública e inmediata de Marco Antonio Sánchez Flores (…) Demanda la investigación exhaustiva de los hechos (…) y manifiesta un enérgico rechazo por la detención arbitraria del alumno universitario”.

Desde diversos medios sociales se convocó a una manifestación y se logró migrar el tema de las pantallas a la calle; así, el domingo 28, se llevó a cabo una concentración en el Ángel de la Independencia para exigir la aparición con vida del joven de 17 años. En redes, #MarcoAntonioSánchezFlores, se ubicó como tendencia nacional con más de 120 mil menciones, permaneciendo así todo el día. Inclusive el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en México, a través de su cuenta @ONUDHMexico, realizó un llamado a las autoridades para que se investigara su caso como #DesapariciónForzada.

Por la noche se dio a conocer un video en el que al joven Marco Antonio se le vio en el Ministerio Público de Tlalnepantla, Estado de México, mismo lugar del que salió en la madrugada del domingo. En conferencia de prensa, y como primeras declaraciones del caso, el jefe de Gobierno, @ManceraMiguelMX, informó que los padres del joven lo habían reconocido en un video en el que se le vio deambulando por calles de Melchor Ocampo, Estado de México.

El gobernador del Estado de México, @alfredodelmazo, tuiteó: “Mi reconocimiento al trabajo en equipo de la @FiscaliaEdomex, @SS_Edomex, @TlalnepantladeB y @GobCDMX para localizar a Marco Antonio. La coordinación fue fundamental para dar con su paradero”.

Finalmente el menor fue localizado y reconocido por sus familiares. En medios sociales impactaron las fotografías mostradas del joven: un muchacho claramente perturbado, sin un zapato, con la ropa sucia y golpeado. Usuarios de redes hicieron ver que la Fiscalía de Tlalnepantla, como en la Ciudad de México, no debieron dejarlo ir sin antes avisar a sus familiares, pues es un menor de edad.

El lunes por la tarde, un video donde los elementos de la policía de la Ciudad de México, sin uniforme y en suspensión en tanto se investiga su actuación, fue ampliamente difundido.

Pero no todo es positivo: luego de un comparativo de fotografías de Marco Antonio de antes y después de la desaparición, también se publicaron lamentables mensajes en torno de burla, como el de @arnemx: “En Tinder / Cuando lo recoges en la terminal de autobuses de Melchor Ocampo”, y otros comentarios de particulares, en los que se menciona y critica una posible adicción, fueron tomados como una re victimización del joven.

#MarcoAntonioSánchezFlores está ya bajo la tutela de sus familiares. La discusión centrada en si se debe investigar como desaparición forzada o no, la polarización de la opinión pública y la gran preocupación de las autoridades responsables es patente en los cientos de publicaciones, comunicados y explicaciones. Difícil saber si los políticos se preocupan por lo que sucedió al joven durante esas horas, por la falta del cumplimiento de los protocolos, por cómo evitar que suceda nuevamente o por el alto costo que causó este tema a su imagen pública gracias a lo irritante de las redes. Tal vez no sea tan difícil adivinar la respuesta después de todo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS