Difieren sobre apoyo para universidades en quiebra

Algunos rectores piden apoyo estatal; otros exigen recursos de la federación; por lo menos siete instituciones más, en problemas financieros: UAS
A diferencia de las universidades de Oaxaca, Nayarit, Morelos, Michoacán y Zacatecas, hay tres que no han hecho público su problema de recursos, aseguran. (UAN)
24/11/2017
02:36
Raúl Torres / Corresponsal
Guadalajara, Jal.
-A +A

[email protected]

El Consejo Nacional de Rectores y la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) preparan un pronunciamiento para solicitar apoyo a las autoridades federales y estatales, con el fin de resolver la crisis financiera por la que atraviesan ocho universidades públicas que no cuentan con recursos para concluir el año.

Existe una diferencia de criterios, puesto que mientras la cúpula del consejo y el secretario general de la ANUIES, Jaime Valls, consideran que son los gobiernos estatales los que deben aportar recursos extraordinarios, algunos rectores, como Medardo Serna González, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo —una de las instituciones en crisis— consideran que se debe insistir en que el gobierno federal intervenga.

Durante la 52 asamblea ordinaria de la ANUIES, Serna González argumentó que la crisis en la universidad que dirige se está transformando en un problema social y recordó que mientras hay universidades que tienen un subsidio federal superior a la media nacional, otras ni siquiera reciben el equivalente a la media por alumno.

“Es necesario que desde la ANUIES sigamos acompañándonos de manera solidaria ante el gobierno federal, para que al menos se nos otorgue el subsidio medio nacional con base en méritos. Ni siquiera se requiere paternalismo (…) necesitamos alzar la voz para que esto no se convierta en un problema social de graves consecuencias”, señaló.

Indicó que los rectores de las instituciones en crisis han afrontado los problemas que se generaron durante años y saben que se requieren reestructuraciones profundas para ir saliendo de esta crisis de manera paulatina, pero insistió en que no sólo las universidades son responsables de atender este problema.

“Hay responsables también en el gobierno federal, es el que capta la mayor proporción de los impuestos y vivimos en una República federal y democrática, y debe haber una mejor distribución hacia las prioridades de la nación, una de esas es la educación superior”, dijo.

Una postura similar tiene el rector de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), Ignacio Peña González, quien aseguró que su institución está quebrada y no tiene para pagar la nómina de la segunda quincena de noviembre, por lo que se ha pedido apoyo al gobierno del estado y se analiza pedir un préstamo a una institución bancaria, cuya garantía sean las participaciones estatales.

Recordó que la UAN es una de las instituciones que recibe un subsidio federal por debajo de la media nacional e insistió en que se trata de una situación de emergencia, por lo que la federación no debe deslindarse.

El rector de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla, quien fungió como presidente de la asamblea, señaló que el pronunciamiento que se hará busca que ante la negativa del gobierno federal a entregara más recurso este año se apelará a los gobiernos estatales.

Crisis de muchos. El miércoles, el  director general de Educación Superior Universitaria de la Secretaría de Educación Pública, Salvador Malo Álvarez, señaló que son ocho universidades las que no tienen recursos para cerrar el año, pero ayer, el rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Juan Eulogio Guerra Liera, aseguró que son 16 las instituciones que arrastran problemas financieros.

Indicó que además de las instituciones con una crisis grave, hay otras, como la que él dirige, que tienen problemas. En su caso, dijo, un déficit de mil 300 millones que se arrastra por la autorización de jubilaciones dinámicas (que se actualiza cada año tomando en cuenta la inflación y otros factores) para casi 5 mil trabajadores.

Al respecto, Malo precisó que hay muchas universidades con problemas financieros y se trabaja con ellas para hacer restructuraciones que les permita salir poco a poco de esos problemas, pero indicó que durante este año sólo fueron ocho las que entraron en una crisis severa.

A diferencia de las universidades de Oaxaca, Nayarit, Morelos, Michoacán y Zacatecas, hay tres que no han hecho público su problema de recursos, por lo que se reservó sus nombres, pero explicó que se trata de tres instituciones pequeñas de “apoyo solidario”.

Funcionarios de la SEP indicaron que la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) y la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco están dentro de esas ocho instituciones que se encuentran en una situación de crisis, sin los recursos suficientes para cerrar el año.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS