Demuelen Escuela Juchitán tras 79 años

En seis meses estará lista el nuevo plantel en el mismo sitio, afirma Nuño; obras públicas ha recibido la petición de 250 dueños de casas para tirarlas
Soldados apoyados con maquinaria pesada comenzaron ayer por la tarde la demolición del Centro Escolar Juchitán, trabajos que tardarán un mes, estiman autoridades de la Secretaría de Educación Pública. (FOTOS: VALENTE ROSAS. EL UNIVERSAL)
13/09/2017
02:24
Alberto López Morales / Corresponsal
Juchitán, Oax.
-A +A

[email protected]

Justo a la hora de salida de clases, cuando tocaban la campana, personal del Ejército comenzó la demolición del Centro Escolar Juchitán, que el lunes 11 de septiembre cumplió 79 años de su fundación.

Entre la multitud aglomerada en la explanada, la derruida iglesia de San Vicente Ferrer y en el parque que lleva el nombre del prócer juchiteco Heliodoro Charis, quien gestionó la construcción de la primera escuela primaria de esta ciudad, estaba la profesora jubilada, Guadalupe Matus Nieto.

“Aquí estudié la primaria, aquí viene a trabajar como maestra. Aquí estudió mi hija mayor Alejandra, quien ahora es profesora y tenía el deseo de trabajar en la escuela Juchitán. No es posible. Qué gran tristeza tiene mi corazón”, dijo entre el llanto que ahogó sus palabras.

“La ceremonia de despedida de la escuela fue muy triste para mí y para todos”, dijo el supervisor de la zona escolar 56, Wilbert Matus, quien añadió que hoy termina una página en la historia educativa de Juchitán.

“La escuela Juchitán fue la primera que se construyó hace 79 años para que los niños y las niñas de esa época aprendieran a leer, a escribir y hablar español. Antes del sismo, era la más grande, ahora nos vamos quedar con los recuerdos, señaló nostálgico.

Según las autoridades de la SEP, la demolición tardará un mes y en cinco meses más será reconstruida en el mismo terreno donde antes funcionaba el cuartel militar Carlos Pacheco y que por gestiones del soldado juchiteco, general Heliodoro Charis Castro, se convirtió en escuela, luego que también había funcionado como sede del gobierno municipal.

Piden demolición de viviendas. El golpe de los martillazos sobre las cabezas de los cinceles que penetran en las paredes lastimadas se confunden con el rugido de las retroexcavadoras con mano de chango que golpean paredes, el ronquido de los camiones tipo volteo que recogen escombros. Han pasado cinco días del sismo del 7 de septiembre y la emergencia continúa.

Don Luciano Gómez Martínez pidió a las autoridades municipales que “por favor derriben” su vivienda donde estuvo a punto de morir aplastado al lado de su esposa Elsa Vásquez Orozco. Como don Luciano hay 250 propietarios de viviendas colapsadas que exigen la demolición de sus casas afectadas por el terremoto del pasado jueves.

El regidor de Obras Públicas del ayuntamiento juchiteco, Germán Peralta Luis, informó que hasta el momento ha recibido la petición de 250 propietarios de casas para que sean demolidas totalmente, porque representan riesgos para los menores de edad y los afectados por el sismo.

“No están pidiendo dinero. Piden solamente que se les mande la maquinaria para que terminen de tirar sus casas”, dijo el regidor Peralta Luis, quien adelantó que por lo menos en la ciudad juchiteca “hay como 2 mil viviendas afectadas”, de acuerdo con el recorrido que ha hecho desde la madrugada del viernes 8, minutos después del sismo.

Según el regidor de Obras Públicas del ayuntamiento juchiteco, Germán Peralta Luis, en la ciudad se estima que hay 2 mil viviendas con daños parciales y totales, con afectaciones en sus estructuras como techo y bardas.

Destacó que serán las autoridades de Protección Civil del gobierno federal quienes realicen los peritajes para determinar cuáles de todos los inmuebles afectados deberán ser demolidos y cuáles remodeladas.

En otros municipios como en Ixtaltepec se tiene el registro de 800 viviendas dañadas y en Unión Hidalgo 300 casas con afectaciones, según las primeras estimaciones que realizaron los presidentes municipales.

Murat pide paciencia. El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, solicitó ayer a las familias juchitecas afectadas por el sismo del pasado jueves, y que reclamaban la ayuda institucional, que tengan paciencia y respeto por el luto que vive la ciudad.

Murat Hinojosa llegó hoy a esta ciudad acompañando al titular de la SEP, Aurelio Nuño Mayer para iniciar la demolición del Centro Escolar Juchitán, del nivel de primaria, ubicado en el centro de la ciudad.

Según el desarrollo del programa, donde padres, alumnos y maestros se despedirían de la escuela que ayer lunes cumplió 79 años de su construcción, le tocaba hablar al secretario Nuño Mayer; sin embargo, mujeres lanzaron gritos y reclamos que pedían la atención gubernamental.

“Van cinco días del sismo y no tenemos la ayuda de nadie. Dicen que fueron a censar las casas y no es cierto”, gritaron las mujeres desde las gradas de la cancha de basquetbol, frente a la escuela. Ante esa situación, el gobernador tomó el micrófono. Rodeado de maestros, alumnos y padres de familia sobre la cancha de basquetbol, habló y pidió respeto al luto que viven las familias juchitecas y demandó que le permitieran hablar al secretario de Educación Pública.

“Paisanos, les pido que nos escuchen, que dejen hablar a [Aurelio] Nuño”, dijo el mandatario.

“Pido silencio y respeto. Acabamos de vivir una tragedia. Este es un momento de dolor. Hemos perdido hogares y familia, Pido que escuchemos al secretario [Aurelio] Nuño”, indicó. El titular de la SEP dijo que los trabajos de demolición estarán a cargo de los soldados del Ejército mexicano y anunció que en un semestre estará lista la nueva construcción en el mismo sitio.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios