Demandan apoyo para los sobrevivientes de tragedia

Personas rescatadas entre los escombros de un edificio de la calle Álvaro Obregón fueron trasladadas a la Cruz Roja de Polanco (IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
21/09/2017
02:16
Perla Miranda
-A +A

[email protected]

María Isabel Terreros es una de las cuatro sobrevivientes del edificio que colapsó en la avenida Álvaro Obregón esquina con Salamanca, en la colonia Roma.

Su estado de salud es delicado informó personal de Cruz Roja a Liliana, su hermana, quien llegó a la sede de esta institución ubicada en Polanco desde el martes 19 de septiembre por la noche.

María Isabel quedó atrapada entre los escombros del edificio, se encontraba ahí porque se hacía cargo de la limpieza del lugar.

“Sabía que mi hermana había quedado atrapada, desde que sentí el temblor lo primero que vino a mi mente fue que ella, estaba haciendo limpieza en el lugar a eso se dedicaba, le gustaba mucho el edificio, la altura, la ubicación, siempre me decía que quería vivir ahí”, dice.

Cuando llegó a la institución de salud, voluntarios le explicaron a Liliana que el estado de salud de su hermana era grave pero “le están dando prioridad a las personas que llegan peor, casi muertas, eso me da un poco de esperanza, porque sé que mi hermana está estable”, comenta.

Hasta las 19:00 horas, no había un parte médico actualizado sobre el estado de María Isabel, pero Liliana no perdía el optimismo.

“No sé si mi hermana está bien, pido porque así sea, creo que nada puede salir mal, la rescataron a tiempo, fue de las primeras personas que sacaron de los escombros, además ver a toda la gente que llega al centro de acopio aquí en Polanco me da esa fuerza que necesito, saber que no estamos solos, que todo el país se une para ayudarnos”, señala.

A un lado de Liliana estaba sentada Mónica Chávez Santiago, su esposo Neri Alejandro Herrera quedó atrapado en un edificio que se derrumbó en la calle de Ámsterdam, también en la colonia Roma.

“Sonó el teléfono, como a las 4 de la tarde porque las líneas se cayeron un rato, era una señorita de la Cruz Roja, me dijo que mi esposo estaba aquí en Polanco, que lo rescataron de un edificio que se cayó”, expresa.

Mónica sintió el sismo afuera de la escuela de sus hijos, “fui por ellos y me espanté mucho porque no los dejaban salir, muchos entramos en crisis nerviosas, pensé en mi esposo, que estaba en el centro, me dio miedo porque mis papás me contaban que en 1985 los mayores daños fueron en esa zona”, agrega.

Neri tiene 30 años, es cargador, la tarde del 19 de septiembre a las 13:14 horas se encontraba en un edificio de departamentos en la calle de Ámsterdam realizando una mudanza, cuando lo sorprendió el sismo, al salir, una barda cayó sobre sus pies y ya no pudo moverse.

“Espero que lo den de alta, se lesionó el fémur pero está bien, quiero irme con él a casa”, menciona.

Mónica pidió a la gente que ayude, “si está en sus manos sería bueno que apoyen en esta tragedia”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS