Con miedo, pero de pie, oaxaqueños después del sismo

Francisco Fuentes, habitante de Pinotepa Nacional, muestra los daños a su vivienda por el sismo del 16 de febrero. (EDWIN HERNÁNDEZ. EL UNIVERSAL)
20/02/2018
02:45
Lizbeth Flores/Corresponsal
Pinotepa Nacional, Oax.
-A +A

[email protected]

Zabel Baños, de 83 años, inmóvil en una silla de ruedas, vivió el sismo de magnitud 7.2 dentro de su hogar en Pinotepa Nacional, sin poder salir a buscar un lugar seguro por su condición física, pero después del fenómeno y entre grietas, continúa su vida dentro de una casa de adobe de aproximadamente 100 años de antigüedad.

“Tengo 83 años y en toda mi vida nunca había sentido un temblor así”, cuenta la mujer con tranquilidad, quien dice estar acostumbrada a la constante actividad sísmica en el estado.

Precisamente en Pinotepa Nacional, uno de los municipios donde constantemente se registran los epicentros de los temblores registrados en Oaxaca, el de magnitud 7.2 del pasado viernes ocurrió a 11 kilómetros al sur de esta población.

Pero aunque la comunidad reconoce que los sorprendió por su intensidad y duración, se expresa serena sin temor.

“No, no me da miedo, porque estamos acostumbrados a los temblores”, cuenta mientras acaba de comer debajo de un techo y paredes dañadas severamente.

Ella y su hijo, Jesús Camilo, se muestran seguros de que su casa se mantendrá en pie y renovada una vez que reparen las fisuras.

“Son paredes que han soportado muchos terremotos, lo que se ve más aparatoso es lo que está pegado, pero estas paredes así como parecen, en realidad no están afectadas”, argumentan.

Como la mujer que está en silla de ruedas debido a su proceso de recuperación luego de una operación en la columna, la mayoría de habitantes continúan viviendo dentro de sus casas, acostumbrados a los sismos, reiteran.

Sin opciones. “Parece el estado de Oaxaca”, expresa con humor otro poblador, Francisco Marcelo Fuentes Baños, agricultor, sobre las huellas que dejó el sismo en su hogar, con más de 90 años de antigüedad.

Aunque con severas afectaciones, él y su familia continúan viviendo dentro de la casa porque no tienen otra opción, pero planean más adelante reparar su vivienda sin ayuda gubernamental.

“Aquí seguimos, la otra semana vamos a empezar a repararla, arreglarle, quitarle el miedo, taparle lo feo”, dice el padre de familia confiado de que resista otro sismo.

Segundos después, con seriedad, recuerda el sismo del 16 de febrero que lo sorprendió a él, a su esposa y sus hijos, y reconoce sentir temor, “pues sí me da miedo, pero para dónde me voy, aquí me tengo que quedar. Estamos acostumbrados a los chiquitos [sismos], a los de 5, a los de 6, pero a éste no”.

Aunque autoridades locales y el gobernador Alejandro Murat Hinojosa recorrieron el municipio, a las casas de Zabel y de Francisco nadie llegó pese a vivir en el centro de la población, por lo que desconocen de algún tipo de ayuda para enfrentar la emergencia.

“Nada, nada, aquí no existimos, no hay dinero, aquí nomás cuando ocupan para el voto entonces sí vienen, ya sabe cómo está todo”, denuncia Francisco.¿

Dos lesionados. En Pinotepa Nacional el recuento de daños por el sismo de magnitud 7.2 continúa, de acuerdo con las autoridades locales hasta ahora sólo dos personas resultaron lesionadas, quienes fueron atendidas medicamente.

Aquí en este municipio se reportan más de 50 viviendas afectadas, un número indeterminado de negocios, así como el templo, la clínica y el hospital del ISSSTE.

Además de ello, la carretera federal 200 que comunica a Pinotepa Nacional con Jamiltepec, a la altura del paraje Río de la Arena presenta derrumbes, por lo cual, durante 12 horas permaneció cerrada.

El saldo preliminar en el estado es de 33 municipios dañados, 4 mil viviendas con algún tipo de afectación, una decena de hospitales y clínicas, así como templos, palacios municipales, negocios y 80 escuelas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS