CNDH urge a regular la partería tradicional

En el marco del Día Internacional de la Partera, la Comisión demanda que las personas que la ejercen realicen intervenciones con total seguridad en favor de la vida y promoción de la salud materno infantil
Especial
12/05/2018
14:07
Pedro Villa y Caña
Ciudad de México
-A +A

Al reconocer el valor de la partería tradicional que atiende a más de 30 mil alumbramientos anualmente en México, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) demandó la implementación de una adecuada regulación jurídica, ante las limitaciones que tiene para su ejercicio, para que quienes la ejercen puedan realizar intervenciones con total seguridad en favor de la vida y promoción de la salud materno infantil.

En el marco del Día Internacional de la Partera, Enrique Guadarrama López, Segundo Visitador General de la CNDH, consideró que el ejercicio de esa práctica en la promoción integral del derecho a la salud sexual y reproductiva de las mujeres debe ser reconocido, respetado y fortalecido con base en lo dispuesto en las normatividades nacional e internacional, por ser una práctica aliada de las instancias públicas de salud y coadyuvante en la disminución de la violencia obstétrica.

Al participar en la inauguración de la Segunda Edición del Seminario sobre Partería Tradicional en la Prevención de la Violencia Obstétrica y en su Defensa como un Derecho Cultural, el Visitador destacó que el respeto al conocimiento tradicional de la partería y sus protagonistas es un “acto de congruencia con el derecho a la identidad cultural, a la preservación del patrimonio inmaterial de los pueblos y comunidades indígenas, y a la salud sexual y reproductiva de las mujeres”.

Recordó que en la Encuesta Nacional sobre Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016, que por primera vez incluyó información para valorar la atención obstétrica que las mujeres recibieron durante su último parto por el personal que las atendió, se detalló que en los últimos cinco años, 33.4% de las mujeres sufrió algún tipo de maltrato como gritos, regaños, falta de atención, falta de respuesta a sus preguntas, humillaciones y presiones para que aceptaran la colocación de un dispositivo o le practicaran una operación para ya no tener más hijos.

En el seminario, realizado en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo, Guadarrama López agregó que el Informe “Las Parteras en el Mundo 2014: Oportunidades y Retos para México”, indica que la suma de conocimientos ancestrales, experiencias y buenas prácticas de las parteras tradicionales a los modelos médicos de atención institucional “redundan en la prevención de riesgos obstétricos y en disminución de la morbimortalidad materno infantil, así como en reducción de la violencia obstétrica.” 

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS