Camaradería y entusiasmo, entre los oradores de EL UNIVERSAL

El concurso clásico se enriquece como un gran movimiento cultural, con el aporte de la juventud; el arte de la palabra es último para toda actividad, dicen
Germán Espinosa / EL UNIVERSAL
04/09/2017
01:08
Juan Arvizu
Durango
-A +A

Esta noche, los 16 oradores que ganaron un espacio para el Concurso Nacional de Oratoria y Debate Público de EL UNIVERSAL 2017 están listos para subir mañana lunes al escenario del Teatro Ricardo Castro y desplegar los talentos que han cultivado en el arte de la palabra.

La tensión natural se disolvió con su segunda clase de yoga y con una convivencia, en la que combinaron interés por la cultura, historia y vida cotidiana de la ciudad de Durango con esparcimiento.

El grupo formado por seis mujeres y 10 hombres interactuó en un ambiente de camaradería y entusiasmo a lo largo de más ocho horas de actividades que incluyeron visitas a lugares emblemáticos esta capital, de la que conocieron tradiciones y costumbres.

Los concursos clásicos de oratoria de El Gran Diario de México, a partir de 2010, dijo el director de la Fundación Ealy Ortiz, A.C., Enrique Bustamante Martínez, son expresión de un gran movimiento cultural, que impulsa de manera decidida el Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL, Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz.

Es por ello, que antes de la contienda, los oradores tienen la oportunidad de reunirse y dialogar con personalidades que los apoyan a mejorar sus técnicas de improvisación.

Los oradores recorrieron la ciudad, el Centro Histórico, el barrio fundacional de Analco, la catedral, las parroquias más antiguas, visitaron el Centro Cultural y de Convenciones que es una joya capitalina, así como la estación Ferrocarril Santa Ana.

Visitaron el Paseo del Viejo Oeste, enclavado donde antes fueron las locaciones de la filmación de películas de Hollywood, donde se presentan espectáculos alusivos a villanos, apaches, los lugares y personajes recreados en el género del Western: la cantina, hotel, banco, restaurante; el alguacil, las damas, las bailarinas, el banquero, por ejemplo.

Varios de los oradores fueron llamados a actuar, en un formato de comedia que divirtió a las familias que estaban en ese paseo, y estrechó la relación de los 16 participantes. 

De la diversión de ser forajidos, por quienes se ofrecen recompensas, fueron al teleférico de la ciudad, que lleva al cerro de Los Remedios y en su Mirador apreciaron el cielo que fue el preferido de los directores de cine. Y de ahí se dirigieron al Teatro Ricardo Castro, a ensayar para el concurso este lunes y martes.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS