Ante contingencia, UNAM recomienda permanecer en espacios cerrados

Los especialistas universitarios advierten que los peligros asociados a las altas concentraciones de ozono son: irritación en vías respiratorias, riesgo de activación de ataques de asma y, en algunos casos, alergias
Los especialistas universitarios advierten que los peligros asociados a las altas concentraciones de ozono son: irritación en vías respiratorias, riesgo de activación de ataques de asma y, en algunos casos, alergias
Recomienda UNAM permanecer en espacios cerrados ante contingencia ambiental. Foto: Iván Stephens/EL UNIVERSAL
06/06/2018
20:27
Teresa Moreno
Ciudad de México
-A +A

Para evitar afectaciones a la salud ocasionadas por los altos niveles de ozono en la Ciudad de México, la Universidad Nacional Autónoma de México recomendó a niños, ancianos y personas con enfermedades respiratorias y del corazón que eviten salir a la calle y pasen la mayor cantidad posible de tiempo en espacios cerrados.

Para la población en general, la UNAM aconseja que durante la permanencia de los elevados índices de ozono, que se prevé continúen 24 horas más, es indispensable mantenerse hidratados, sobre todo los niños y los adultos mayores.

Ante la activación de la fase I de contingencia ambiental por ozono en la atmósfera en la Zona Metropolitana del Valle de México, la UNAM recomendó tomar medidas de protección, principalmente en las horas de mayor concentración de ozono, entre las 13:00 y las 19:00 horas.

“Quienes sufren de enfermedades crónicas deben continuar con sus medicamentos y en caso de sentir malestares diferentes, asistir al médico”, señala.

“Evitar actividades deportivas, recreativas u otras al aire libre, particularmente niños, jóvenes y adultos mayores. Los deportistas deben abstenerse de realizar esfuerzos vigorosos en el exterior”, dijo.

“La población en general deberá mantenerse el mayor tiempo posible en ambientes cerrados y no fumar, ni exponerse al humo de cigarro”, advirtió.

Los especialistas universitarios advierten que los peligros asociados a las altas concentraciones de ozono son: irritación en vías respiratorias, riesgo de activación de ataques de asma y, en algunos casos, alergias.