Alertan de presencia de cálculos renales en edad productiva

Especialistas del IMSS explicaron que este padecimiento ocurre por la baja ingesta de líquidos y por factores metabólicos propios de paciente; ho,bres entre 20 y 30 años, quienes lo presentan con mayor frecuencia
Alertan de presencia de cálculos renales en edad productiva
Tomada de @Tu_IMSS
23/08/2017
16:10
Perla Miranda
Ciudad de México
-A +A

Los cálculos, piedras o litos, son formaciones sólidas compuestas de pequeños cristales en las vías urinarias. Se presentan con mayor frecuencia en los hombres de entre 20 y 30 años de edad, lo que representa un problema de salud en la población en etapa productiva.

Estás piedras son muy comunes y se pueden presentar una o más al mismo tiempo, especialistas del Centro Médico Nacional La Raza, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) explicaron que la causa de este padecimiento radica principalmente en la baja ingesta de líquidos y en factores metabólicos propios de paciente.

Los cálculos renales tienen más probabilidad de formarse si la persona produce menos de un litro de orina al día.

Existen diferentes tipos de ellas y se forman cuando la orina tiene un alto contenido de sustancias que forman cristales y generan cálculos a lo largo del tiempo. Los cálculos de calcio son los más comunes, porque esta sustancia puede combinarse con otras y formar piedras, por ejemplo: el oxalato, el ácido úrico, la cistina, la estruvita, etcétera.

Las personas podrían tener cálculos y no presentar molestias; sin embargo, el principal síntoma es el dolor intenso, que comienza súbitamente a la altura del abdomen, a un costado de la espalda y puede movilizarse a la zona de la ingle o genitales, provocando náusea, vómito, sudoración, calosfrío o presencia de sangre en la orina.

Para determinar la probabilidad de este padecimiento, se aconseja que el paciente acuda con un experto en urología del IMSS, quien además de realizar un interrogatorio y exploración física, solicitará estudios de laboratorio y gabinete para confirmar el problema y recomendar el tratamiento específico.

Las pruebas de laboratorio incluyen: exámenes de sangre para determinar la función renal y el estado de las células de defensa; análisis de la orina y posteriormente, un estudio completo para conocer la causa por la que una persona forma cálculos. Éstos pueden observarse en radiografías del abdomen, ultrasonido, urografía excretora o tomografía computada del abdomen.

El tratamiento depende de los síntomas y la situación de los cálculos al momento del diagnóstico. El médico especialista podrá ofrecer el mejor manejo con base en cada caso. La terapia puede incluir medicamentos para controlar el dolor y expulsar el cálculo, o manejo quirúrgico, el cual puede realizarse por endoscopia urinaria, laparoscopia, cirugía percutánea y cirugía abierta.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS