ADN de niña golpeada en Hermosillo no coincide con el de bebé robada en Tecámac

La familia de María José Monroy Enciso confirmó que los resultados de la menor torturada en Sonora no dieron positivo, por lo que seguirán con la búsqueda; Keynali Geraldin fue llevada con su abuela biológica
25/08/2017
10:37
Amalia Escobar / Corresponsal
Hermosillo, Sonora
-A +A

La madre de la menor desaparecida hace siete años en Tecámac, en el Estado de México, María José Monroy Enciso, comunicó que los resultados de la prueba de ADN practicados a Keynali Geraldin, niña torturada por una pareja, en Hermosillo, Sonora, es negativo, por lo que no es su hija.

A través de la Fan Page de Facebook Buscando a María José Monroy Enciso, la familia de la menor agradeció el apoyo de las autoridades y de la sociedad que estuvo en espera de los resultados.

Y deseó que la menor tenga un lugar seguro, “donde le brinden amor y protección”.

“No es nuestra hija, pudimos verla y estar con ella, pero no es María José ni tiene el lunar, ya un poco recuperada pudimos notar diferencia en sus facciones, agradecemos a todos la espera y pedimos la comprensión de todos para no hacer preguntas en estos momentos difíciles, por el momento pido difundir esta imagen para que llegue a todos los que con cariño nos colaboraron y comunicarles el resultado... Nuevamente Gracias a Todos. La nena ya esta con su abuela quien la reclamaba”.

Agregaron que continuarán con la búsqueda de “Majo” hasta que vuelva a sus brazos, “de donde nunca ni nadie debió arrebatármela”, publicó.

Solicitaron apoyo para en caso de que la sociedad sepa detalles sobre María José se hagan saber a través de una denuncia ciudadana. “Se ha demostrado que la recuperación de los niños perdidos es gracias a la denuncia ciudadana, no dejen de apoyarnos e invitar a sus amigos, alguien en algún rincón del mundo podrá reconocerla, apeló la madre de la niña que le robaron el 21 de septiembre del año 2010, en un consultorio de Tecámac, Estado de México, cuando la menor apenas tenía 11 meses de edad”.

Cuando Maribel Enciso se enteró del caso de la niña golpeada, viajó a Hermosillo con peritos de la PGR para que tanto a la menor como a ella les practicaran pruebas de ADN; tenía la esperanza de que fuera su hija, pero los resultados de las pruebas científicas arrojaron resultado negativo.

La menor Keynali Geraldin fue llevada con su abuela biológica, quien hace unos años no pudo cuidarla porque tenía cuatro nietos más a su cargo, por lo que la menor fue entregada a la pareja que la golpeó en forma brutal durante meses hasta dejarla convaleciente.

El 31 de julio pasado, un par de mujeres vieron a la niña golpeada en el interior del carro de la tía de la menor y la llevaron a un consultorio popular para que recibiera atención médica.

Al ver su estado, la doctora Bélgica Acuña Córdova llamó al 911 para reportar la agresión que sufrió Keynali Geraldin quien no podía caminar por los golpes que traía en sus pies. En una ambulancia fue trasladada al Hospital Infantil del Estado de Sonora (HIES).

La doctora Alba Rocío Barraza León, directora del HIES, dijo a EL UNIVERSAL que la niña tenía una serie de lesiones secundarias que daban muestra de haber sido víctima de maltrato infantil

Las heridas más severas estaban en el dorso de sus dos pies, los cuales tenían prácticamente todos escoriados con pus e infectados.

También tenía una gran cantidad de lesiones antiguas en el tórax, extremidades inferiores y superiores, así como huellas de una mordida en fase de cicatrización en uno de sus antebrazos, golpes en sus ojos y presentaba un cuadro grave de anemia.

La pareja agresora fue detenida el pasado 4 de agosto por elementos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC); Isacc “N” de 37 años y Karina Melisa “N”, permanecen en el Cereso de Hermosillo.

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS