​Acreditan violaciones a DH de anarquistas durante manifestación de 2014

El organismo pidió la reparación del daño para 89 personas detenidas o lesionadas por cuerpos de seguridad durante dos protestas realizadas el 20 de noviembre de ese año
Una de las manifestaciones ocurrió frente a Palacio Nacional. /Archivo - EL UNIVERSAL
15/11/2017
15:12
Dennis A. García
-A +A

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) encontró elementos suficientes para determinar que hubo violaciones a los derechos humanos de 89 personas durante la manifestación del 20 de noviembre de 2014, en protesta por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; por lo que pidió la reparación del daño e integrar una carpeta de investigación.
 
El organismo que encabeza el ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, emitió una recomendación por eso hechos, dirigida al encargado de despacho de la Procuraduría General de la República (PGR), Alberto Elías Beltrán, al Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, y al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.
 

Se trata de dos hechos, el primero ocurrió entre las 08:00 y las 16:50 horas en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), con saldo de 16 personas detenidas.
 
“Este Organismo Nacional determinó la violación a otros derechos humanos, como el principio al interés superior de la niñez y al trato digno de las personas mayores”, enfatizó.
 
El otro hecho fue entre las 17:00 a las 23:30 horas cuando se desalojó en su totalidad la plancha del Zócalo capitalino, que tuvo como resultado 11 personas detenidas y 78 lesionadas.
 
En la recomendación 57/2017, la CNDH sostuvo que hubo violación a los derechos a la seguridad jurídica, a la legalidad, a la libertad personal, a la integridad personal, al principio del interés superior de la niñez, a los derechos al trato digno, acceso a la justicia en su modalidad de procuración de justicia y a la verdad, y a los derechos de reunión, asociación y libertad de expresión.
 
Dijo que se acreditó el uso indebido de la fuerza que derivó en la afectación a la integridad y seguridad personal de diversas víctimas, atribuible a los elementos de la Policía Federal y de Seguridad Pública de la Ciudad de México; omisión en la descripción de lesiones que presentaron algunas víctimas.
 
Se utilizaron armas no letales –gas lacrimógeno- en forma indiscriminada contra las víctimas, lo que motivó que personal de la CNDH formara una valla, auxiliara y diera acompañamiento a personas para que no fueran agredidas, así como trato cruel, inhumano y  degradante contra personas detenidas.
 
“Para la CNDH, el ejercicio de todo derecho, así como el planteamiento de cualquier protesta, inconformidad o expresión de indignación, debe realizarse invariablemente de manera pacífica, con respeto a los derechos de terceros, sin infringir la ley o atentar contra las instituciones”.
 
“Llama la atención que en los hechos participó un grupo de personas que ejerció violencia hacia los policías, cuyos integrantes se cubrían la cara con paliacates, quienes no fueron asegurados, a pesar de que los protocolos de la PF y Seguridad Pública de la Ciudad de México señalan la obligación de identificar a personas con actitud agresiva como medida de prevención; sin embargo, se afectó a los demás manifestantes”, señaló.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS