Academia de Ingeniería ingresa a Sergio Alcocer

Organización en Estados Unidos le da la bienvenida; reconocen labor de mejorar la seguridad sísmica en edificios
Para Sergio Alcocer ser parte de una academia con tanto prestigio es una de las distinciones más relevantes que puede tener un ingeniero. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
09/10/2017
02:00
Notimex y Redacción
Washington
-A +A

La Academia Nacional de Ingeniería (NAE) de Estados Unidos dio la bienvenida como nuevo integrante extranjero de esa institución al mexicano Sergio M. Alcocer, durante la ceremonia de inducción de la clase 2017 efectuada en el marco de la reunión anual de la institución.

Alcocer fue escogido como nuevo miembro de la NAE por su trabajo para “mejorar la seguridad sísmica de los edificios en los países en desarrollo a través de mejores estándares de diseño y políticas gubernamentales”.

La NAE es una de las cuatro instituciones que conforman las academias nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina estadounidenses.

El ser escogido como miembro de esta academia es considerado como una de las más altas distinciones profesionales otorgadas a un ingeniero. Los nuevos miembros son elegidos por los integrantes actuales, con base en sus logros e investigaciones en los diversos campos de la ingeniería.

En la ceremonia de inducción, el director ejecutivo de la NAE, Alton D. Roming, anunció la designación de cada uno de los 84 nuevos miembros estadounidenses y 22 extranjeros, como miembros de la clase 2017.

Alcocer se suma a los ingenieros Luis Esteva Maraboto y Fernando Samaniego como únicos mexicanos en ser miembros de la NAE.

Tiene 54 años, estudió Ingeniería Civil en la Facultad de Ingeniería de la UNAM, de donde se graduó con mención honorífica y la medalla Gabino Barreda en 1986.

Con apoyo del Conacyt, se doctoró en Estructuras por la Universidad de Texas en Austin en 1991.

Desde 1991 se ha desempeñado como investigador asociado del Instituto de Ingeniería de la UNAM, en la Coordinación de Estructuras y Materiales; desde entonces ha colaborado en las investigaciones del Área de Ingeniería Estructural y Geotecnia del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) y forma parte del Sistema Nacional de Investigadores.

En 2007 fue secretario general de la UNAM, cargo que dejó para en 2011 ser subsecretario de Planeación Energética y Desarrollo Tecnológico de la Secretaría de Energía.

A finales de 2012 asumió la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM. De enero de 2013 a julio de 2015 se desempeñó como subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Alcocer es el único mexicano y de América Latina que ingresó este año a la NAE en una ceremonia en la Academia de Ciencias de Estados Unidos, con sede en Washington.

En entrevista con EL UNIVERSAL, previo a la ceremonia, afirmó que esto representa una gran distinción para México y la UNAM, porque “por un lado tenemos un gobierno estadounidense con el que la relación es difícil y por otro el hecho de que un cuerpo tan prestigiado como es el de la NAE reconozca a la ingeniería del país.

“También es importante este reconocimiento en el marco de los sismos que acaban de afectar, porque mi trabajo y línea de investigación han sido la ingeniería estructural aplicada a los sismos. El como lograr que los edificios sean más resistentes y que esa investigación se traduzca en reglamentos de construcción más seguros”, destacó el especialista.

“Entrar a una academia con tanto prestigio es una de las distinciones más relevantes que puede tener un ingeniero. Es una distinción para nuestra universidad y el país”, afirmó.

Explicó que los ingenieros participan en el desarrollo de la infraestructura del país, pero ello requiere la participación vigorosa del gobierno; eso, dijo, implica que los ingenieros civiles tienen una relación estrecha con la política pública: “No es un profesionista divorciado de la política ni del ejercicio público”.

Como especialista en los temas sísmicos, Alcocer Martínez de Castro urgió a aprovechar la coyuntura de los sismos del 7 y del 19 de septiembre pasados para avanzar hacia una cultura de la prevención e incrementar la resiliencia de las comunidades; que se puedan recuperar de manera más rápida ante la presencia de grandes sismos o inundaciones.

“Aquí los ingenieros tenemos mucho que contribuir de frente a los tomadores de decisiones para diseñar planes de programas de incremento a la resiliencia”, destacó.

Se pronunció por emprender un plan de rehabilitación de aquellas edificaciones vulnerables anteriores a 1985 o los que quedaron con daños después de los sismos de septiembre. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS