Woldenberg: migraciones en el mundo seguirán al alza

Declara que los dreamers son un caso extremo de exclusión en Estados Unidos
José Woldenberg dice que los dreamers son jóvenes que tuvieron que dar todos sus datos, su nombre, su dirección y el nombre de sus padres (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
09/09/2017
01:25
Yanet Aguilar Sosa
Querétaro, Qro.
-A +A

[email protected]

El politólogo José Woldenberg declaró que las migraciones en el mundo van a seguir al alza y casos como el de los dreamers es paradigmático, puesto que no son considerados ciudadanos y además serán deportados a países con los que no han tenido contacto.

El conocedor del sistema político mexicano presentó su libro Cartas a una joven desencantada de la democracia, en el segundo día de actividades del Hay Festival Querétaro 2017. Aseguró que los dreamers son el caso extremo de los excluidos.

“No son ciudadanos y tampoco pueden ejercer sus derechos, ahí es un problema de enorme desigualdad”. Declaró que estos hijos de migrantes van a ser perseguidos y seguramente deportados, si Donald Trump, presidente estadounidense, sigue tomando estas decisiones. “Es un tema que rebasa a nuestro país; las migraciones van a crecer”, indicó.

Acompañado de Sergio Ortíz Leroux, Woldenberg reconoció que la inmensa mayoría de los dreamers son niños que fueron llevados a Estados Unidos por sus padres. Remarcó: “Esos niños no han tenido otra patria más que la Unión Americana, otro idioma que el inglés, su carrera educativa ha sido allá, pero carecen de papeles y tuvieron una especie de amnistía, precisamente por estar en el sistema escolarizado”.

Son jóvenes que tuvieron que dar todos sus datos, su nombre, su dirección, el nombre de sus padres y decir en qué universidad estaban.

“Ahora este señor, el nuevo presidente de Estados Unidos está tratando de echar para atrás eso. Estos migrantes son incluso más frágiles que los indocumentados que viven sumergidos porque dieron la cara, entraron al mundo institucional y vieron que ahí había una promesa de estabilidad y de regularización”.

Aseguró que las migraciones van a seguir por las enormes desigualdades personales y geográficas en el mundo. “No es casualidad que vayan del sur al norte, del este al oeste, de los países pobres a los ricos, de donde hay hambrunas o guerras o discriminaciones o problemas religiosos”.

También habló de las capacidades de la sociedad civil frente a las demandas democráticas. Reconoció que si somos capaces de generar una sociedad civil, es decir una sociedad más organizada, con agendas propias y diagnósticos propios y más activos, se tenderá a generar un contexto de exigencia hacia los políticos. “Pero seguimos teniendo una sociedad civil muy epidérmica y polarizada”, señaló.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS