Uso medicinal de marihuana aún debe investigarse: experto

Niveles de seguridad y eficacia de la yerba, sin comprobar, advierte
Raúl Martín del Campo, miembro de la JIFE, exhortó a los gobiernos a continuar investigando el uso de la marihuana con fines medicinales. (ALEJANDRO ACOSTA. EL UNIVERSAL)
02/03/2018
02:19
Astrid Rivera
-A +A

[email protected]

Aún no están comprobados los niveles de seguridad y eficacia de la marihuana, tanto fumada como de los cannabinoides empleados en elaboración de medicamentos, advirtió la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).

Al presentar el Informe 2017 de la JIFE, Raúl Martín del Campo, miembro de este organismo, advirtió a los gobiernos sobre la aprobación de la marihuana con fines medicinales y los exhortó a continuar investigando, porque aún no hay un cuerpo de evidencia suficiente sobre la efectividad de los medicamentos elaborados con cannabinoides, así como de la marihuana fumada.

“La JIFE le pide a los gobiernos que aunque hayan integrado a su esquema el uso de cannabinoides con fines médicos, sigan evaluando, porque todavía no hay un cuerpo de evidencia suficiente para asegurar que estos medicamentos tienen un nivel de eficacia para varias afecciones, todavía nos falta investigar mucho más sobre esto”, expresó.

Sobre la marihuana fumada con fines medicinales, Martín del Campo destacó que “no están bien comprobados los niveles de seguridad de esa estrategia y más bien sí están comprobados los daños a la salud que puede ocasionar a quien lo consume”.

El informe refiere el caso de México, donde el 19 de junio de 2017 el presidente Enrique Peña Nieto firmó un decreto por el que se modificaron la Ley General de Salud y el Código Penal Federal.

El decreto establece un marco jurídico para el cultivo, la producción, la distribución y la entrega de cannabis con fines médicos y científicos.

Refirió que cuando se aprueban esquemas de marihuana fumada, como en Estados Unidos, donde se ha reportado que en las entidades donde se aprobó el consumo de este estupefaciente, éste aumentó en un millón de usuarios, de los cuales 500 mil presentan dependencia a esta sustancia.

“También tenemos que enseñar a la población: cuidado, no es que la marihuana sea ahora la medicina que cura todos los males, sino que de alguna manera se está estudiando cuáles son las potencialidades médicas de los cannabinoides”, enfatizó.

Martín del Campo destacó que la JIFE encontró que el consumo de la cocaína, heroína y metanfetamina tipo cristal aumentó en los países de América, al igual que se incrementaron las incautaciones de estos estupefacientes.

Mantente al día con el boletín de El Universal