SIP advierte alto índice de impunidad en caso de periodistas asesinados en México

La inseguridad en la que trabajan los periodistas en México queda evidenciada en la falta de resultados de investigaciones que deriven en el castigo a los responsables de los asesinatos y agresiones, resalta en su informe sobre México
30/10/2017
11:38
Redacción
Ciudad de México
-A +A

El alto índice de impunidad y de la inseguridad en la que trabajan los periodistas en México queda evidenciada en la falta de resultados de investigaciones que deriven en el castigo a los responsables de los asesinatos y agresiones, advirtió la Sociedad Interamericana de Presa.
 
En su capítulo México, la SIP destacó que  la prensa ha sufrido una escalada de violencia.
 
La SIP presentó su Informe México Comisión de Libertad de Prensa e Información, ante la 73 Asamblea General, en Salt Lake City, Utha, en la que resaltó que siete periodistas han sido asesinados desde la reunión de Antigua, 10 de ellos en lo que va del año.
 
En su reporte, mencionó que los medios de comunicación tradicionales y digitales tuvieron amplio despliegue informativo de los sucesos que siguieron a los terremotos que afectaron al país.
 
El 7 de septiembre, recordó, un sismo de magnitud 8.2 se sintió en Oaxaca y Chiapas, con saldo de 96 muertes y daños a la infraestructura.
 
El 19 de septiembre, un temblor 7.1 sacudió de nuevo al país, dejando 369 víctimas fatales y cuantiosas pérdidas materiales en Ciudad de México, Puebla, Estado de México, Guerrero y Oaxaca.
 
La SIP destacó en su reporte que sobre la violencia contra periodistas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) estima que desde el 2000 hasta la fecha han ocurrido 130 homicidios, 38 de estos casos se dieron durante el actual gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.
 
“Además, se vive un clima constante de agresiones, muchas de ellas cometidas y ordenadas por funcionarios públicos, por el crimen organizado y narco terroristas.
 
“Artículo 19 documentó 276 agresiones contra la prensa este año, un incremento del 23% comparado al mismo período el año pasado”, refirió.
 
La CNDH asegura que solo el 10% de los casos existe sentencia condenatoria, subrayó la SIP.
 
“El resto, el 90%, no se investiga, no se Castiga, se quedan en la impunidad”.
 
Detalló que desde la reunión de la SIP en Antigua fueron asesinados los periodistas Maximino Rodríguez, Javier Valdez, Jonathan Rodríguez, Salvador Adame Pardo, Cándido Ríos Vázquez, Juan Carlos Hernández y Édgar Daniel Esqueda.
 
Además, en el marco de elecciones celebradas este año se registró un aumento de agresiones a periodistas.
 
En Coahuila hubo un incremento del 325% de agresiones contra la prensa, advirtió.
 
También aumentaron los ataques en el estado de México y Veracruz.
 
La SIP también mencionó las denuncias de  corrupción y manejo discrecional, en la asignación del presupuesto para medios a modo.
 
“Castigando y reprimiendo medios incomodos por sus críticas y denuncias”.
 
Citó el caso del periodista Leonardo Curzio, quien durante 18 años había conducido el noticiero radiofónico estelar en el grupo NRM en la Ciudad de México.
“Anunció su renuncia y reveló haber recibido órdenes de sus directivos para despedir a dos colaboradores, analistas independientes”, resaltó.
 
“El incidente generó indicios de presión de funcionarios del gobierno mexicano sobre grupos mediáticos con el amago de cancelar pautas comerciales, que siguen sujetas a la discrecionalidad de la autoridad tanto a  nivel nacional  como en los estados”.
 
La Sociedad Interamericana de Prensa citó los hechos sobresalientes del semestre.
 
El 14 abril fue asesinado en La Paz Baja, California Sur, Maximino Rodríguez Palacios, colaborador del Colectivo Pericú. Fue atacado a balazos desde un vehículo cuando descendía de su auto. A principios de junio fueron detenidos tres presuntos implicados en el homicidio.
 
El 15 mayo, Javier Valdez Cárdenas, cofundador de semanario Riodoce y corresponsal de La Jornada, fue ejecutado en Culiacán, Sinaloa. Quedó tendido en una calle a pocos metros de la publicación y en pleno mediodía. A la fecha, las autoridades no han mostrado avance en las investigaciones.  
 
Ese mismo día fue asesinado Jonathan Rodríguez Córdova, reportero del semanario El Costeño en Autlán, Jalisco. Hombres armados dispararon 25 tiros contra el vehículo en el que viajaba con su madre. Cuatro balas impactaron el cuerpo del periodista y su madre resultó herida de gravedad. 
 
El 18 mayo fue secuestrado Salvador Adame Pardo, propietario del Canal 6TV, en Múgica, Michoacán. Su cuerpo calcinado fue hallado el 26 junio. Se presume que el líder de un grupo criminal de la zona, Feliciano Ledezma, apodado “El Chano Peña”, sería el responsable del crimen.
 
El 22 agosto fue asesinado Cándido Ríos Vázquez en el municipio de Hueyapan de Ocampo en Veracruz. Era colaborador del Diario de Acayucan y fundador de La Voz de Hueyapan. 
 
El 5 de septiembre fue asesinado Juan Carlos Hernández, colaborador fotógrafo y auxiliar de redacción del portal La Bandera Noticias, en Yuririra, Guanajuato. Fue atacado por sujetos que le dispararon cuando salía en la noche de su casa.
 
El 14 septiembre se conoció que autoridades municipales de Nuevo Laredo Tamaulipas, interpusieron demandas en contra del diario El Mañana de Nuevo Laredo por la publicación de investigaciones periodísticas sobre corrupción pública. El periódico publicó reportajes sobre presuntos actos ilícitos que involucrarían la existencia de empresas fantasmas que adquirieron contratos millonarios por publicidad, casos de nepotismo y supuesto enriquecimiento por parte del alcalde Enrique Rivas y otros funcionarios locales.    

Estos cuestionamientos a funcionarios locales y proveedores habrían motivado una serie de litigios contra el periódico.
 
El 5 octubre fue asesinado Édgar Daniel Esqueda Castro en San Luis Potosí. Era colaborador de los medios Vox Populi y Metrópoli de San Luis. Sujetos vestidos con uniformes de policía ingresaron a su domicilio y se lo llevaron. Apareció muerto al día siguiente con huellas de tortura, semidesnudo y con las manos atadas a la espalda. Daba cobertura a temas policiales y meses antes de su asesinato denunció que había sido amenazado.
 
El caso de San Luis Potosí agregó un factor adicional que preocupa, destacó la SIP. Posterior al asesinato apareció de manos de un ex policía un video donde el reportero, amenazado, menciona por nombre y medio a todos los reporteros de la plaza dedicados a cubrir el sector policiaco. Esto prendió alertas, y movió al gobierno estatal a dotar de vigilancia (patrullas) a los reporteros. Sin embargo el resultado fue peor. La gente en las redacciones está temerosa por tanta presencia policiaca y ha empezado a renunciar.
 
 El 16 octubre, la periodista locutora Cecilia Méndez sufrió un grave atentado en Zapopan, Jalisco. La comunicadora viajaba a bordo de su vehículo tras salir de la estación en el que transmite el programa “Yo siempre estoy bien”, en Zapopan, Jalisco. Sujetos que se movilizaban en una motocicleta le dispararon en el rostro y en el tórax. Actualmente ha tenido varias intervenciones quirúrgicas y su estado de salud es delicado.
 
 
 
 
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS