Ordenan destituir a 3 empleados de despacho de juez asesinado

La Comisión de Disciplina encontró elementos suficientes para comprobar que estos elementos cometieron irregularidades en sus funciones, por lo que resolvió destituir e inhabilitarlos por 20 años para ejercer cualquier cargo público
25/10/2017
10:43
Diana Lastiri
Ciudad de México
-A +A

El Consejo de la Judicatura Federal ordenó la destitución de tres empleados del juzgado al que pertenecía el juez Vicente Antonio Bermúdez Zacarías, asesinado hace un año mientras hacía ejercicio en Metepec, Estado de México.

Derivado de la muerte del juez, la Comisión de Disciplina del CJF inició una investigación administrativa contra diversos servidores públicos adscritos al Juzgado Quinto de Distrito en Materia de Amparo y Juicios Federales, con sede en Toluca, Estado de México, del cual era titular Bermúdez Zacarías al momento de su muerte.

Durante las investigaciones la Comisión encontró elementos suficientes para comprobar que tres de ellos cometieron irregularidades en las funciones para las que habían sido designados en el Juzgado por lo que resolvió destituir e inhabilitarlos por 20 años para ejercer cualquier cargo público.

De acuerdo con el CJF la decisión de la Comisión aún no es firme pues los servidores aún pueden impugnarla.

El juez Vicente Antonio Bermúdez Zacarías fue asesinado de un disparo en la nuca el 17 de octubre de 2016 mientras hacía ejercicio en las inmediaciones de su domicilio.

La investigación fue atraída por la oficina central de la Procuraduría General de la República debido la filtración de las imágenes de su homicidio que provocaron que la delegación de dicha dependencia en el Estado de México dejara de conocer.

En consecuencia la indagatoria permanece bajo el control del subprocurador de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la PGR, Gilberto Higuera Bernal.

EL UNIVERSAL informó que hasta el momento la averiguación no ha sido consignada ante un juez, no hay detenidos y mucho menos sentenciados por el caso.

Cinco meses antes de su muerte, el juez Bermúdez presentó una queja ante el CJF contra su antecesor en el Juzgado Quinto, Jorge Arturo Porras, y contra varios de sus empleados por irregularidades en las visitas a reos del penal del Altiplano.

Las anomalías que observó supuestamente fueron cometidas por la Actuaria del juzgado, quien también era esposa de su antecesor, y un chofer que visitaban a diversos reos en el Altiplano sin que tuvieran asuntos en el Juzgado Quinto.

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS