Jóvenes migrantes abusados en México, documenta CNDH

El organismo investigó y acreditó violaciones por parte del personal del INM
De enero a junio de este año, la Unidad de Política Migratoria de la Segob ha presentado ante el INM a 7 mil 926 menores migrantes (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
06/11/2017
04:02
Manuel Espino Bucio
-A +A

[email protected]

Al emitir una recomendación más al Instituto Nacional de Migración (INM) por obligar a 17 adolescentes centroamericanos de entre 12 y 17 años a "desnudarse y a hacer sentadillas", durante una revisión por elementos de seguridad privada en una estación migratoria en Puebla, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) alertó sobre “mayores flujos migratorios” de menores de edad en el país.

Tan sólo de enero a junio de este año reportó el organismo con base en datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, que han sido presentados ante el INM 7 mil 926 menores, de los cuales 4 mil 487 tienen entre 12 y 17 años.

La encuesta Eventos de extranjeros presentados ante la autoridad migratoria, según grupos de edad, condición de viaje y sexo reveló que en 2016 fueron presentados 40 mil 114 adolescentes, de los cuales 22 mil 495  tenían entre 12 y 17 años.

La CNDH recordó que en 2014 migración aseguró a 9 mil 90 adolescentes de dicho rango de edad y al siguiente año “las cifras casi se duplicaron a 17 mil 911 asegurados”.

“Los menores en contexto de migración se ubican en una situación de extrema vulnerabilidad, pues se encuentran a merced de posibles abusos de diversos agentes estatales, así como del crimen organizado”, reiteró el organismo.

El titular de la comisión, Luis Raúl González Pérez, advirtió que el tránsito en México de los adolescentes, en su mayoría centroamericanos, “presenta las mismas condiciones que cualquier persona en situación migratoria irregular; sin embargo, su vulnerabilidad es mayor en tanto se encuentran en una etapa de desarrollo personal”.

Respecto a la recomendación 51/2017, la CNDH ordenó al director del INM, Ardelio Vargas Fosado, localizar a los 17 adolescentes agraviados en la estación migratoria de Puebla e inscribirlos en el Registro Nacional de Víctimas.

Tras investigar y entrevistar a los jóvenes en octubre de 2016, el organismo acreditó violaciones a la seguridad jurídica, a la privacidad y al interés superior de la niñez, ya que fueron víctimas de revisiones intrusivas, ilegales y arbitrarias por personal de seguridad privada.

Indicó que en noviembre de 2016, personal de la CNDH efectuó una visita a la citada estación migratoria para verificar el respeto a los derechos humanos de las personas alojadas, donde entrevistó a 17 adolescentes de origen centroamericano quienes refirieron haber sufrido abusos.

"Al ingresar al inmueble, guardias de seguridad privada los condujeron a una habitación para llevar a cabo una revisión corporal, obligándolos a desnudarse y a hacer sentadillas para, según les comentaron, evitar que introdujeran objetos o sustancias prohibidas, por lo cual la CNDH inició el respectivo expediente de queja".

Al indagar el caso, la comisión señaló: "Se constató que los empleados de seguridad privada realizaron las revisiones corporales señaladas por los agraviados, aún cuando no están facultados para llevarlas a cabo, ya que, conforme a los lineamientos fijados en el Manual de Operación para la Revisión Corporal, elaborado por el propio INM, dichas revisiones deben realizarse por personal del mismo y sobre la vestimenta de la persona".

La CNDH concluyó que por los hechos registrados, el personal del INM es “responsable al tener la obligación de supervisar y garantizar la protección de los derechos humanos de los extranjeros que se encuentran bajo su resguardo en las estancias o estaciones migratorias”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS