Alertan “Matrimonio infantil trunca vidas”

En un foro, organizaciones denuncian que en el país las bodas entre menores de edad son una realidad cotidiana
En el foro se planteó que el matrimonio infantil es resultado de la desigualdad de género y que además destruye el proyecto de vida de las mujeres que se ven obligadas a ser cuidadoras del hogar (Foto: IVÁN STEPHENS)
16/11/2017
02:19
Dennis A. García
-A +A

Organizaciones nacionales e internacionales indicaron que aunque existe una ley general de derechos de niños y adolescentes que establece los 18 años de edad como mínimo para casarse, el matrimonio infantil en México persiste, por lo que aseguraron que esta práctica destruye proyectos de vida.

En el Foro de Matrimonio Infantil: Dimensiones, Causas y Efectos, se informó que Baja California, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, Sonora y Chihuahua permiten con sus legislaciones bodas entre menores de edad.

En el evento organizado por Save The Children, Oxfam México, Redim, World Vision, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, UNICEF y ONU Mujeres, se dio a conocer que en México se tienen registros de 6.8 millones de mujeres que se casaron antes de cumplir los 18 años de edad.

Ligia Alvarenga, subdirectora ejecutiva de Oxfam México, enfatizó que la raíz del matrimonio a temprana edad es la desigualdad de género que se vive en México.

“Vemos con preocupación las desigualdades; la dimensión del problema es preocupante y es un fenómeno que tiene como raíz la desigualdad de género”, mencionó.

Explicó que en promedio se casan 60 veces más mujeres que hombres menores de 15 años y seis veces más de 15 a 17 años; además, 50% de esa población menor de edad vivía en pobreza, 73% abandonó la escuela, 49% sufren de violencia física y 68% de violencia sexual.

“Las niñas y adolescentes mujeres que se casan a temprana edad ven afectados sus derechos como la educación, dejan la escuela para asumir roles de cuidadoras del hogar o convertirse en madres”, explicó.

Eva Villarreal, secretaria técnica del Mecanismo de la Convención de Belém Do Pará de la OEA, enfatizó que el matrimonio infantil “destruye el proyecto de vida”.

Durante su participación, Leonardo Mier, oficial de Protección de UNICEF México, dijo que es claro que la erradicación del matrimonio infantil es una prioridad, porque constituye una forma de violencia, “por eso la armonización de los códigos civiles es una prioridad”.

Según las cifras presentadas, el matrimonio a temprana edad va a la baja, sin embargo, indicaron que el matrimonio infantil debe erradicarse y para ello se requiere de las leyes.

En el año 2010, 48 mil 112 mujeres de entre 15 y 17 años contrajeron matrimonio; en 2011 fueron 45 mil 816; en 2012, 42 mil 852; en 2013, 38 mil 973; en 2014, 29 mil 121, y en 2015 fueron 20 mil 177. Mientras tanto, en 2010 fueron 2 mil 835 menores de 15 años; en 2011, 2 mil 443; en 2012, 2 mil 11; en 2013 la cifra bajó a mil 470; en 2014, 791, y en 2015 fueron 606 los que contrajeron matrimonio.

“Tan solo en 2015 se contabilizaron en el país más de 300 mil niñas, niños o adolescentes de entre 12 y 17 años de edad que estaban casados o unidos informalmente”, informaron las organizaciones.

En su oportunidad, María Josefina Menéndez, directora ejecutiva de Save the Children México, indicó que no se puede seguir comprometiendo los derechos de niños y adolescentes y pensar que el matrimonio es un mecanismo de protección.

“No existe una política pública concreta enfocada en erradicar las uniones tempranas, y tampoco hay acciones paralelas que acompañen los procesos de armonización legislativa”, mencionó.

Dijeron que es necesario que el Poder Judicial atienda los más altos estándares en derechos humanos para terminar con prácticas como el matrimonio infantil, que se armonicen las leyes locales para establecer como mínimo la edad de 18 años para poder contraer matrimonio, fortalecer los sistemas de protección de los niños y adolescentes en los ámbitos locales y facilitar el divorcio a los menores de edad que se encuentran casados.

En un escrito presentado en marzo pasado ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), bajo la figura de amicus curiae, las organizaciones mencionaron que el objetivo es demostrar que el matrimonio infantil “contraído bajo la figura de las dispensas es una práctica nociva”.

Mencionaron que si bien los derechos humanos son universales, no deben considerarse absolutos o limitados, máxime si la restricción de un derecho está previsto para proteger a un grupo específico en situación de vulnerabilidad.

Enfatizaron que la flexibilización de la edad mínima para contraer matrimonio, a través de la figura de las dispensas, expone a los niños y adolescentes a serias violaciones a los derechos humanos.

Además, expusieron que el matrimonio infantil profundiza diferencias de género y afecta gravemente el derecho de las mujeres a no ser discriminadas, sobre todo adolescentes.

“No existe evidencia empírica que demuestre que el matrimonio permite acceder a más derechos en el caso de personas mayores de 18 años”, explicaron en el escrito enviado al máximo tribunal.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS