Urge fondo de contingencia para universidades: Graue

Rector pide “no castigar” a instituciones educativas por acusaciones de corrupción; bajos recursos y acuerdos laborales “indebidos ” ponen en jaque a escuelas, dice
En una reunión con la Asociación Autónoma del Personal Académico de la UNAM, el rector Enrique Graue (izq.) dijo que las universidades deben recibir apoyo para resolver de forma definitiva las carencias financieras que enfrentan (UNAM)
22/11/2017
02:15
Teresa Moreno
-A +A

[email protected]

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, consideró “indispensable” que existan fondos de contingencia para garantizar la función de las universidades públicas que están “en riesgo de subsistencia” para 2018, y pidió no “castigar” a las instituciones por las acusaciones de corrupción que existen en contra de funcionarios.

“Es inaceptable que suceda, no podemos aceptar que las universidades públicas puedan llegar a cerrar. Los fondos de contingencia para salvaguardar su función son indispensables para el futuro del país y para la paz social de la nación”, dijo.

Durante una reunión con la Asociación Autónoma del Personal Académico de la UNAM (AAPAUNAM), Graue Wiechers dijo que el riesgo de subsistencia de las universidades ha sido generado en parte porque los recursos destinados por los gobiernos estatales a la educación superior son insuficientes, pero también argumentó que esta situación se deriva de otros factores como los acuerdos laborales “indebidos”.

“Estas situaciones de potencial quiebra financiera en algunas instituciones de educación superior tienen orígenes diversos que van desde el flujo tardío e insuficiente de recursos estatales o mala planeación financiera, hasta acuerdos laborales indebidos que han impedido las reformas estructurales necesarias para el ejercicio presupuestal adecuado”, dijo.

Ayer, EL UNIVERSAL publicó que el gobierno federal no tiene recursos adicionales para apoyar a las universidades públicas en cinco entidades que presentan problemas financieros. Esta reacción vino luego de que los rectores de Michoacán, Morelos, Oaxaca, Nayarit y Zacatecas advirtieron que se declararían en insolvencia económica inmediata al no contar con fondos para terminar el año.

Los rectores de las universidades estatales pidieron una bolsa de cuando menos 4 mil millones de pesos que les permita enfrentar el pago de nómina de 26 mil trabajadores. De acuerdo con la SEP, las instituciones están en esta situación por tres factores: contratación de personal sin contar con el sustento financiero, pago de prestaciones laborales no reconocidas, y no contar con un fondo para pensiones y jubilaciones.

De cualquier manera, señaló Graue, las universidades deben recibir apoyo “para que puedan resolver en forma definitiva las carencias financieras a las que están sujetas”.

Calificó esta situación como una amenaza sobre la educación superior y destacó que se da en momentos en que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha detectado desvío de recursos y asignaciones indebidas en algunas universidades.

Al respecto, dijo que los responsables de estas prácticas deben responder por sus actos, “pero las instituciones de educación superior no pueden ni deben ser castigadas todas por el indebido actuar, en algunos casos, de un puñado de autoridades o administradores irresponsables”.

Reclamó que los congresos de algunas entidades hayan propuesto hacer modificaciones a las leyes orgánicas de las universidades por que, afirmó, implicaría una “flagrante violación” a la autonomía.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS